Jorge está sentado en la orilla de una barda, fuma un cigarrillo sin filtro, deja que el humo del tabaco se impregne en sus pulmones y con ello le distraiga de la congoja que está dentro de él, una maraña de malos sentimientos, la cual se ha convertido en una red que cubre gran parte de su interioridad y le dificulta la respiración y la visión de un futuro positivo.

Debajo del caos se esconde un personaje pequeñito, es de color blanco, tiene una leve sonrisa y se asoma tímidamente por una de las aberturas de la telaraña, su voz es muy baja casi imperceptible, si no utilizas una lupa no puedes verlo, pero cuando lo descubres sientes calidez en el interior de tú corazón, es la esperanza, que pacientemente espera en su banquito de madera a que ocurra aquello que anhela.

Cuando comienzan a ocurrir eventos positivos, cosas que aportan a que se cumpla el sueño, esperanza se comienza a inflar, crecen sus músculos, obtiene una voz gruesa y sonora, sus ademanes cambian y ahora es parecido a un gorila soberbio y egocéntrico.

Rompe por completo la telaraña, baila en su estancia y se burla de todos los demás, se pavonea frente a ellos, ya que logró predecir el futuro, es el rey de las emociones, pero ha olvidado un dato muy importante, todo su bienestar depende de un evento externo.

Como chiste divino, cuando uno anhela que algo ocurra casi siempre sucede lo contrario, aquello que nos aterra, pero ¿Qué pasa con la esperanza cuando sus predicciones no fueron correctas? La decepción lo penetra como un alfiler, con su filo revienta la fachada dura y fuerte de nuestro personaje, el cual se desinfla y regresa a su estado original, mientras que el manglar de malos sentimientos se ha convertido en una vegetación más densa y prominente.

La esperanza vuelve a esconderse en un rincón y espera hasta que vuelva a encontrar una ventana de oportunidad para hincharse con la visión de un milagro, un evento externo que los salve de aquella selva impenetrable.

No esperes nada y lo tendrás todo”, arte urbano localizado en la ciudad de Guadalajara, que nos recuerda una de las máximas para llevar una vida plena.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s