Cada mañana que amanece es un día más en este camino que se quema como la vela que alumbra la noche, y parece que nos olvidamos de ello, existimos como si esto fuera a ser eterno, con todos nuestros lujos y preocupaciones; pocas veces nos damos el espacio de bendecir nuestro viaje por el mundo,cantaba Violeta Parra su famosa canción, “Gracias a la vida“, yo también le dejo unas letras a mi vida: 

Hay tanto que agradecer,

Desde el viento que mueve la hoja del árbol,

Hasta el beso que transpira pasión,

La danza de las olas del mar,

O la profunda calma del océano,

La sonrisa de mi hermano,

Y el abrazo de mi hermana,

El encuentro de dos almas enamoradas,

O el sufrimiento que se evapora,

La libertad en cada paso,

O la jaula a la que me condeno,

No hay límites en el agradecimiento,

Podemos agradecer nuestras barreras mentales,

O lo fácil que es destruirlas,

Gracias a lo bueno,

A lo malo,

A la vida,

A la muerte,

A el amor que nos profesamos,

Y al Gran Espíritu que nos permite continuar jugando.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s