Grietas de ser

La densidad de las nubes se aligeró, las antes ovejas celestes se convirtieron en espesa bruma que cubrió el espacio, una esfera carmín se entreveía tras la bruma, la energía del ambiente se tornó áspera. El aire que antes inhalaba con suavidad se hizo denso, como el peso en mi corazón.

A través del dolor me descubrí, frente a un espejo roto reconstruí mi imagen, que con esmero había desintegrado con juicios y falta de mérito. Cada pedazo de cristal que recogí del suelo me hizo un profundo corte en las manos.

Gracias amigo dolor, por enseñarme que el placer no es la única sensación de sanar, tardé mucho en comprender que el dolor es la fuerza que viene a romper con las superficies irregulares, desgarra los tumores emocionales y remueve lo podrido de las heridas.

Era usual que me escondiera de ti, en parte culpo a la propaganda social que se encargó de  revolver mis pensamientos con su diálogo colectivo cargado de veneno, me hizo creer que eras el enemigo, con la idea de que la única forma de sentirme bien, sería con el consumo de sus bienes plásticos.

Etapas interminables de brincar de un producto a otro, primero el alcohol y el tabaco lograron calmar la picazón de la ansiedad, cuando el destrozo estomacal se volvió insoportable, tuve que amainar mi sufrimiento con la imagen pervertida de una planta tan sagrada como la Santa María, que triste fue caer en la prostitución de un regalo para la expansión.

Cuando ya nada era suficiente para producir el efecto de anestesia que tanto deseaba, jugué con la idea del suicidio ¡Oh agridulce final a todo el sufrimiento humano! No sé decir si me salvé o fui salvado por la consciencia.

Duro camino que elegí tomar pero en el cual he descubierto el verdadero significado del gozo, no hay domingos, el descanso es una ilusión del futuro, que bien sé no existe. Iluminar la oscuridad es el eterno proceso de hacer visible aquellas partes de nuestro ser que nos aterran y desagradan.

Tanta maleza he desechado que la imagen que tenía de mí se desvaneció, en el llano de mi ser la tierra volvió a ser fértil y en dónde parecía no haber vida cayó un aguacero que a su termino me bendijo con los retoños de años de picar piedra y no encontrar tesoro.

Despierto cada mañana entre emoción y náusea, buscando enriquecer los nacimientos que con tanto esmero he cosechado, abonó con los mejores nutrientes, y busco ser capaz de eliminar la mala hierba antes que crezca, pero siempre gozar de cada momento de existencia.

Advertisements

Lo acepto fui yo

—¿Por qué me miras tan profundamente? ¿Qué esperas encontrar en mis ojos?

— Tu secreto más íntimo.

— Entonces voy a cerrarlos para que no puedas ver nada.

— No importa que los cierres, tú y yo ya hemos conectado, aunque exista un mundo de distancia entre nosotros, nuestras almas siempre estarán juntas.

LO SEGURO

Un análisis consciente es la mejor solución ante cualquier problema, es tan fácil hacernos los tontos frente al espejo pretendiendo que estamos viendo el panorama completo, cuando en realidad vemos todo menos aquello que realmente importa. Mantenemos escondido ese punto ciego que contiene el antídoto.

¿Por qué lo hacemos?

Es “más fácil” echarle la culpa a los demás, que tomar responsabilidad de nuestros actos.

EL MUNDO ES NUESTRO ESPEJO

En repetidas ocasiones he escrito sobre como el exterior es un reflejo de lo interno, pero aunque tanto lo haya mencionado yo sigo cayendo en la trampa de maya, la ilusión mundana, he tenido una semana repleta de sorpresas emocionales.

Se me han presentado situaciones, exámenes de la vida, en que se me pone a prueba y he pasado de panzaso… Porque a pesar de poder pilotear el barco a través de la tormenta, no logré identificar la raíz de la misma.

Mi respuesta ante todo fue una vez más echar la culpa al exterior, en vez de comprender la manera en que yo lo había creado. Hasta ahora lo puedo entender y veo como el victimismo es un veneno audaz que nos hace creer que nos ayuda, cuando en realidad solo nos intoxica más.

LO ACEPTO FUI YO

Ha llegado la hora del juicio, estoy sentado en la silla del acusado, a mi alrededor en escalones más altos se encuentran otros “yo”, ataviados con togas negras y pelucas de terciopelo. El juez, idéntico a todos los demás levanta su mazo de madera y lo golpea contra la mesa.

—¿Cómo se declara el acusado?—Pregunta con cierta picardía.

¿Qué debería contestar? Sé que puedo improvisar para salvar mi pellejo con una mentira muy creíble, pero eso solo postergaría lo inevitable, mi sentencia.

—Culpable su señoría—Contesto con vehemencia, ¿Qué irónico decirle a mi otro “yo”, su señoría, no crees?

Se escuchan murmullos de sorpresa alrededor de la sala, el juez sonríe con satisfacción, con unos golpes del mazo hace callar al jurado.

—Señor Salvador, no se va a librar tan fácilmente díganos ¿De qué se declara culpable?

Murmullos de sorpresa. Carajo, no me va a dejar escapar tan fácilmente, siento una rigidez tremenda desde la nuca hasta los hombros, mi frente escurre sudor, el palpitar de mi corazón aumenta. Estoy perdiendo los estribos.

—Me rindo su señoría, no tengo razón para seguir mintiendo, me declaro culpable por haber creado una compleja red de desamor alrededor de mí, la cual utilicé para mi propio “bienestar personal” en una búsqueda por negar mi propio amor al querer conseguirlo de los demás.

Al terminar la última frase me descubro sollozando como un niño pequeño tomado de sus rodillas en una esquina de mi cuarto.

Abro los ojos y experimento una dulce vibración recorriendo todo mi cuerpo, la tensión y la angustia desaparecen, me siento tranquilo y lleno de gozo.

Soy libre.

PA’ CERRAR

Es normal, más no correcto, utilizar las situaciones externas como justificación ante nuestra desdicha, pero solo es poner capas de hormigón a un problema personal que con el paso del tiempo se irá agudizando.

Creemos que es más fácil negar las cosas porque de este modo el golpe será más suave, cuando en realidad solo hacemos del juego más complejo y de las situaciones en que se presente más difíciles de sobrellevar.

Ríndete, es la única manera de liberarte.

Confía en el proceso hermanx, date la oportunidad de experimentar ese dolor que tanto te aterra y verás como la sanación llega a través del amor más grande..

 

Visualiza fortaleza

Nos encontramos una vez más querido espejo que a través de la verdad me has llevado a conocerme más. Eres un estanque lleno de peces, ante el que me pongo en cuclillas y observo mi reflejo, si lo hago por unos instantes solo podré ver el paso del tiempo sobre mi cuerpo, el cabello ondulado que sigue creciendo, un negro bigote que delata el paso de la infancia, las facciones más duras y marcadas.

Si guardo silencio y abro mi corazón a la observación consciente, los peces brincan con la esperanza de que los vea y reconozca, son una multitud, de distintos colores y tamaños. Fijo mi mirada en uno de ellos.

Es naranja con manchas blancas, o tal vez al revés, blanco con manchas naranja, se mueve con una destreza admirable, cada aleteo que da hace salpicar el agua que moja mi rostro. Una voz se comunica conmigo a través de la mente.

— Es momento de enfrentarlo.

Sin necesidad de recibir el mensaje completo lo entiendo, mi estómago se constriñe y siento la ansiedad pulular en mi interior. Cierro los ojos y derramo unas lágrimas, ¿Por qué me cuesta tanto desprenderme de aquello que me hace daño?

— Porque te brinda seguridad— contesta la voz sin voz.

Una falsa seguridad, es como si caminara sobre un piso de papel de china, rodeado por un espectacular de una playa preciosa con un atardecer despampanante, detrás de todo esto hay oscuridad, simplemente no es real, pero por alguna extraña razón es más fácil pretender no saber que enfrentar la oscuridad.

— Siente como se desmorona el miedo conforme acercas la linterna al sitio oscuro, se desvanece y en su lugar queda una estatua de lo real.

Solo quiero cerrar los ojos y dejar que pase, me recuerda a ese momento en que vas a que te saquen sangre en el hospital y evitas ver cuando penetra la aguja, pero a final de cuentas sientes el pinchazo y después que pasa te das cuenta que no estuvo tan mal.

¡Ah qué difícil está esto! ¿Qué no puedo avanzar y dejar mi miedo ahí guardado en un cajón?

— No, tienes que reconocerlo e integrarlo, será tan difícil como tu quieras que sea.

No quiero que sea difícil, me encantaría que fuera sencillo, okay, respiraré profundamente, me calmaré un poco y voy a imaginar una situación completamente distinta.

Me visualizo sentado en el pasto de un valle rodeado por montañas nevadas, frente a mi tengo una caja negra, esa caja es mi miedo, me inclino para tomarla entre mis manos, su tacto es frío y rasposo, de mi corazón hago salir una esfera de luz.

La dirijo con mi mente hasta la caja, la oscuridad comienza a recorrerse, la esfera entra en contacto con el objeto y absorbe toda la oscuridad que queda. Ahora la caja es de madera de encino, es antigua y muy bella. En su tapa se lee escrito con cursiva la palabra, “fortaleza”.

La abro y me encuentro con una luz color violeta, al tocarla se impregna hasta mis venas, recorre todo mi cuerpo, llenándolo de vigor, reparando las viejas heridas, brindándome seguridad.

Respiro profundamente el gozo que se me ha regalado y agradezco a la vida.

 

Creatividad camino de vida

La creatividad es un concepto tan utilizado que entender realmente lo que significa se ha vuelto imposible, creemos que se trata solamente de la expresión artística, como si fuera un regalo que se genera de forma espontánea y don de unos pocos.

Es una estupidez pensar con esa angostura sobre la creatividad.

Así como un deportista se entrena para aumentar su musculatura, habilidad y condición, una persona necesita ejercitar su creatividad para expandirla, utilizarla eficientemente y convertirla en un flujo constante, más que en chispazos espontáneos.

La creatividad cubre todas las áreas del actuar humano, deberíamos abogar por ser más creativos en cualquier cosa que realicemos, desde barrer la cocina hasta la expresión más profunda de nuestros ser.

Esto enriquecería nuestra experiencia de vida haciéndola más interesante, cada día es una aventura para conocernos más y hacer de las acciones cotidianas una sorpresa constante.

En San Cristóbal he transferido mi creatividad fuera de la escritura (que tengo un poco abandonada) a mi trabajo en Hierba Buena, una hermosa cafetería-galería de arte ubicada en el andador Real de Guadalupe. Cada día hago un esfuerzo consciente por mejorar mis habilidades como barista amateur, descubriendo nuevas maneras de hacer el café.

Experimento cambiando el tiempo, la cantidad, la fuerza aplicada. Fluyo en algo tan simple como hacer el agua fresca del día, que se ha convertido en una atracción para la gente de la ciudad que busca una bebida natural y refrescante y la encuentra manifestada en combinaciones inusuales, producto de la creatividad.

Bien podría cada día repetir las mismas acciones y mi trabajo sería muy bueno, pero eso haría de mi experiencia diaria extremadamente aburrida, en cambio me emociona salir de mi casa y abrir el local, porque me convierto en un alquimista de las bebidas, en un foco de luz para la gente que entra al local y en un estudiante del manejo de un lugar tan mágico como Hierba Buena.

Queridxs lectorxs, los invito a cambiar su rutina diaria con un acto tan simple y bello como tomar consciencia de sus actos, aventurarse a modificar un pequeño elemento de cada acción que realicen, que expresen su creatividad innata y observen la transformación que tendrá su vida.

Pies descalzos

Los rayos del sol entran por el ventanal, impactan contra las sábanas blancas de algodón de los amantes que siguen dormidos, un delgado rayo alcanza a chocar contra sus ojos, él despierta, se despabila y sale de la cama. Camina descalzo sobre el piso de madera.

Baja sigilosamente a la cocina, saca una bolsa de granos de café del estante, la abre y huele su contenido. Dulce fragancia que será triturada por el molino. Pone seis cucharadas del fino polvo en la prensa francesa, calienta una tetera con agua. Mientras continúa con su ritual.

De la canasta de paja toma mangos, naranjas, melón, piña y sandía. Con destreza las pela y corta en cuadros, sirve la fruta en un platón de barro. Del refrigerador saca tortillas de nixtamal; amarillas, moradas y blancas. Las pone sobre el comal. También saca huevos, champiñones, cebolla, jitomate y cilantro.

Pica finamente las verduras, pone mantequilla en la sartén, cuando se derrite agrega la cebolla, la mueve a ratos contemplando el cambio de color, después añade el jitomate, los  champiñones y un poco de cilantro. Cuando el guiso huele delicioso,  agrega los últimos ingredientes: huevos, pimienta y sal.

El resultado es estupendo. Sirve el agua caliente dentro de la prensa francesa, sube los alimentos y los deja fuera del cuarto, sobre una mesita que funciona como recibidor. Despreocupado regresa a la cama donde ella continúa durmiendo, su respiración es profunda, su cabello rizado esparcido sobre las sábanas blancas.

Acerca sus labios a su cuello y da un suave beso, casi imperceptible. Ella se estremece, voltea al lado contrario con la esperanza de salvar su sueño, pero eso ya no es posible, porque él continúa besando su cuello, sus parpados, sus mejillas y fulmina con sus labios.

Responde cariñosamente al beso, se abrazan, la acaricia. Sus pies desnudos se entrelazan. Una mirada silenciosa que transmite más que todas las palabras, el lenguaje del corazón.

Le pide que cierre los ojos.

Sale del cuarto y regresa con todo lo que ha preparado, ella abre los ojos y sorprendida por el acto, se desliza hasta él y lo abraza. Da un sorbo a la taza de barro que contiene café humeante y comparte un beso fragante con él.

Déjalo ser y observa porqué ocurre

Harold Budd – Avalon Sutra

“El fuego puede ser cálido cómo un abrazo, abrasivo si se está muy cerca de él y en descontrol es capaz de quemar” 

Check Up semanal.

Poseo una gran necesidad de control que tengo, deseo manipular cada cosa que me ocurre, finco mi felicidad en las expectativas que imagino sobre el “futuro”.  Cuando las cosas salen de manera distinta me da un corto circuito.

¿Por qué no simplemente dejar que sea lo que tenga que ser?

Uno de los fundamentos del Zen es la Simpleza del ser, esto quiere decir que se elimina el juicio mental y solo se percibe los fenómenos tal cual son.

Así se elimina el excesivo parloteo mental, emociones adversas y energía malgastada.

 

Temazcal 

El domingo asistí a un temazcal realizado por el Círculo de Masculinidad Sagrada del cual formo parte.  Fue una experiencia intensa para mí, porque hubo un punto en el que sentí que ya no podía aguantar más tiempo en el interior del sauna, me estaba derritiendo.

El vapor hizo un recorrido por todos mis chakras, empezando por los superiores. La sensación era parecida a cuando te hacen cosquillas pero ya no quieres. Una incomodidad tremenda de la cual no sabes como escapar. Al salir, experimenté una ligereza deliciosa, me costó trabajo aterrizar, como si fuera parte del viento.

Recogí de esta vivencia la enseñanza de dejar ser; vivir el dolor/sufrimiento en su máxima expresión porque es un proceso que nos brinda el regalo de la tranquilidad.

Dejar Ser

Cada semana integro algo distinto, en esta ocasión estoy re-aprendiendo la necesidad de ceder al control. Recibir cada día como venga, con su luz y su oscuridad, entregando lo mejor de mí para que los resultados sean favorables, pero también recibiendo lo negativo como una llamada de atención para corregir mis pasos.

Es un hecho que el universo funciona como espejo nuestro, todo es un fractal. Si el exterior manifiesta caos, sería bueno preguntarnos, ¿Qué nos quiere decir esta experiencia? y ¿Por qué la estamos creando?

Así podremos resolver problemas cíclicos, que creíamos existentes, pero que de alguna manera se vuelven a presentar cada cierto tiempo.

¿Por qué siempre me relaciono con personas con problemas depresivos?

¿Por qué aparecen personas con energía intimidante que buscan estar cerca de mí?

¿En qué está basada mi escasez financiera?

Hay que cuestionar lo que nos ocurre, soltar la necesidad de control y más bien observar que al apagar un fuego, no se va a extinguir el incendio.

Más bien necesitamos atacar la enfermedad de raíz en vez de solo calmar el síntoma.  

 

Juicios sin rostro

El número 14 son las emociones.

Cumplí un mes en San Cristóbal de las Casas, me parece muy interesante como cambia la temporalidad en nuestro interior conforme vamos creciendo. No solo en edad, sino que también en la evolución de la consciencia. Llevo como año y medio en que el tiempo ha dejado de tener sentido, pueden pasar 4 meses en los que perciba que no hay cambio y de pronto dos semanas sentirse como una vida completa.

A lo que voy es que me siento completamente diferente de cuando llegué aquí, he tenido tantos cambios de consciencia, como si un niño travieso prendiera y apagara el switch de una luz, que ya no recuerdo como me sentía antes de venir, ya no me identifico con antiguas maneras de pensar.

Además la energía cósmica que está operando en esta época es fuertísima, por eso, si hay días en los que se sientan excesivamente sensibles, vulnerables, temerosos, alegres, amorosos, no siempre es porque ocurra algo bueno o malo en su interior, es más bien la energía del ambiente que influye en nosotros.

¿Qué he experimentado?

Los últimos cuatro días han sido intensos para mí, en mi interior hay un movimiento fuerte, según la astrología el mes de marzo está marcado por un retroceso emocional (aparente), porque vamos a revivir antiguas heridas, que parecían superadas y surgen con máxima potencia manifestándose de forma física. Con el propósito de que nos desechemos lo que ya no sirve.

En mi se presenta como un bloqueo en el área del plexo solar; angustia, gastritis, colitis, ansiedad, dolores de cabeza, tensión en el cuerpo. Es curioso, porque durante muchos años así me sentía todo el tiempo, ahora que regreso un poco, me doy cuenta de lo mal que manejaba la energía y como ésta en vez de ayudarme, me consumía.

Para ser más concreto en lo que siento, les cuento una experiencia:

El otro día estaba pensando en como no he cumplido con mi propósito de estar más activo en redes sociales,  se me vinieron a la mente otras personas que admiro, quienes si lo hacen y su contenido está llegando a más personas.

De pronto me di cuenta de cómo siempre me sentía juzgado por “los otros”, así que hice el ejercicio de ponerle cara a este grupo de personas quienes yo percibía me tenían bajo su mira, calificando cada acción que yo realizaba según sus parámetros de positivo o negativo.

NO TIENEN ROSTRO

Me di cuenta que no tienen forma o rostro en sí, solo percibí una energía oscura con ojitos de caricatura y sonrisa malévola, pero en sí no son nadie. Son miedos de la infancia en que fui bulleado en la escuela y me inventé esta proyección del ego, para cuidarme y que así yo no cometiera errores que me pusieran en evidencia.

El problema es que como adulto libre, inconscientemente me seguía dejando manipular por creencias que no iban de acuerdo con quien soy, algo tan fácil como estar conscientes en que si a los demás no les parece bien tu forma de ser o expresarte, es problema de ellos (mientras no agredas al otro), somos tan libres como queremos.

Mi invitación para cerrar con este post, es que hagan introspección y visualicen quién les ha puesto esos limites que ustedes creen reales, dense cuenta que ustedes tienen en todo momento el poder de ser como quieran, nadie puede obligarlos a ser algo que no va de acuerdo con su esencia.

 

 

Caldero de sentimientos

RECETA PARA CREAR UN SER HUMANO

Sal al bosque, recolecta leña, ponla sobre el fogón y enciéndela.

Aviva la llama hasta que arda al rojo vivo. Sobre ella coloca el caldero, vierte agua y añade los ingredientes: felicidad, enojo, lujuria, castidad, odio, amor, alegría, tristeza, honestidad, perversión.

Deja que hierva, mientras revuelves en círculos la mezcla. Pasados quince minutos, retira el brebaje del fuego y permite enfriar.

HOY TE ESCRIBO CON FRANQUEZA 

Querido lector, después de pasar la tarde viendo películas, evitando la hora de escribir porque sabía que sería una explosión emocional, me encuentro aquí, enfrentando el clímax de mis sentimientos.

¿Qué siento?

El caldo de emociones girando en mi interior, un vórtice difícil de digerir, con el cuál sé que tú también te has topado. Uno de los aspectos más bellos y dolorosos de crecer, es enfrentarse a la Pócima Sagrada. La Caja de Pandora. Más fácil: Lo que somos.

Me parece que (casi) todos compartimos una misma misión de vida, que es trabajar arduamente por ser la mejor versión de nosotros. Yo prefiero llamarle, evolucionar hasta ser puros.

Para poder llegar a ello, necesitamos enfrentarnos a una odisea, como el épico héroe de Homero, Ulises.

LA ODISEA MODERNA

Partiremos del hogar, nuestra zona de confort, lo que conocemos, hacia mundos desconocidos, donde combatiremos contra cíclopes, brujas, mercenarios y dioses que parecerán imposibles de vencer.

En ocasiones cometeremos errores, fallaremos, nos caeremos y sentiremos como mierda, pero estos son regalos que nos da la vida para templar el espíritu. Porque harán que apretemos los dientes, tensemos los músculos y nos levantemos llenos de lodo, para volver a intentarlo y continuar con nuestro camino.

Se nos prometió una gran recompensa al final del camino, el regreso a casa, con la gloria y libertad de haber sido capaces de vencer todos los retos que se nos pusieron enfrente, pero también una vez que subimos al barco, no hay vuelta atrás, no podemos arrepentirnos, porque simplemente desaparece la zona de confort a la cual queremos regresar.

Hay gente que da los primeros pasos, pero cuando se encuentra con un oponente que los derrota, deciden sucumbir en su búsqueda y tomar el camino fácil, evadir sus responsabilidades hacia ellos mismos y acoger una vida plana.

El universo posee un sistema magnífico de recompensas o castigos, karma, así que cuando una persona sale del barco, por un tiempo todo va bien, hasta que regresa la vida a reclamar lo que es suyo y encara en una situación peor que la anterior, para que cumpla con su promesa.

BELLO DESTINO QUE HE ELEGIDO

Conscientemente elegí meses atrás comprometerme conmigo mismo para alcanzar la cumbre de mi existencia. Sin días de descanso, ni evasiones. Me ha costado mantenerme, han habido situaciones que me derrumban, que provocan que me esconda debajo de una cobija a esperar a que todo pase.

Pero señorxs, yo hice un compromiso de sangre conmigo mismo y por más que me quiera dejar desmoronar, una parte de mí está siempre firme al juramento y se levanta. Se para frente a los miedos aunque sienta que va a morir en el intento. Me entrego al dolor, abro heridas ancestrales y las limpio.

Esta semana en específico abrí la Caja de Pandora, sentí que me moría, quería abandonar el juego, por un momento pensé que si iba a huir, pero mi Ser Superior salió al quite y me recordó mi misión. Gracias a Él sigo en píe, renovado y listo para la siguiente pelea.

LUCHEN CONTRA SU PEOR ENEMIGO

Queridos, luchen contra su peor enemigo: Ustedes mismos. Es el mejor antídoto para liberarse de todas las barreras, así llegaran a ser genuinamente felices.

Sé que el camino puede parecer oscuro e imposible, pero tengan FE en que son capaces de superar todo lo que se les presenta, cuando piensen o sientan que no pueden, pidan ayuda a su Dios, seres superiores, familia, amigos, a mí.

Siempre tienen a un ser dispuesto a ayudarlos.

 

Déjate llevar por el vórtice

Vórtice: “Remolino de viento o aire (energía) que avanza rápidamente y levanta a su paso polvo o materias poco pesadas.” (RAE, 2018).

Vórtice es mi palabra del momento, me ha llegado de distintas fuentes, es una definición que describe a San Cristóbal de las Casas.

El día de ayer hablé con un amigo, quién me dijo que esta ciudad posee esta característica, ya que está rodeada de pirámides Mayas, las cuales son centros energéticos importantes.

Dato Curioso: las pirámides están alineadas con las estrellas. No fueron puestas de forma aleatoria en un lugar del planeta, todo tiene un propósito.

Siento que entré en este vórtice desde que llegué, cada día es una aventura, salgó por la mañana de la casa sin expectativas y al regresar hago un recuento de las personas que conocí, las pláticas que tuve, los eventos espontáneos en los que participé y me parece una locura estar experimentando tantas cosas.

Estoy por cumplir un mes aquí, pero siento que llevo mucho más tiempo. Recuerdo mi estado anímico inicial, lo comparo con el que tengo ahora y el resultado es completamente distinto. Internamente estoy viviendo una pangea, así como la tierra tuvo un cambio drástico en sus placas tectónicas, yo también estoy teniendo reacomodos muy duros.

Es entrar en el remolino energético, dejarme llevar por su fuerza y permitir que elimine los defectos que han cubierto mi esencia. Liberando la plenitud de quien soy.

Una de las cosas que más me ha dolido ver, pero que más me hace cambiar mi estructura interna, es ver con crudeza, situaciones que acarreó como que; yo siempre adjudiqué a Guadalajara mi amargura, falta de libertad y negatividad.

Justamente quería irme a un lugar en dónde no tuviera ningún vínculo para conocer al verdadero Salvador González y ver crudamente lo que se escondía debajo del víctimismo.

Efectivamente queridos lectores, el problema siempre he sido yo, fue soberbio de mi parte querer culpar al exterior. El causante de toda insatisfacción en mi vida, fui yo. Hablo en pasado porque mi trabajo consciente es sanar toda área dañada de mi vida que fue bloqueada por temer al cambio.

La forma de transformar mi experiencia ha sido por medio de salir de mi zona de confort y vivir todo lo que me aterra, porque solo así puedo acceder a escalones más altos de trascendencia.

Me cansé de esconderme, ahora estoy listo para tomar valor, romper con los miedos y abrir las ventanas para que entré la luz.

Una frase importante de la semana fue: “Empodérate, porque cuando crees en ti eres capaz de hacer cualquier cosa”. 

Se los dejo a procesar, deseo de todo corazón queridos lectores, que en mis palabras encuentren claves para resolver sus problemas personales, porque a final de cuentas somos espejos.

Lo que a mi me afecta, a ti también te ha perjudicado, tal vez manifestado de una forma distinta, pero que a final de cuentas es lo mismo.

Gracias por leerme, el hecho de que te tomes el tiempo de leer este texto aporta a que llegue a más personas. Gracias por ser parte del cambio.

 

Mantener la energía positiva

FUERZAS OPUESTAS

Las Leyes Universales nos enseñan que todo tiene un lado opuesto con la misma fuerza. Masculino y femenino. Blanco y negro. Luz y oscuridad. Positivo y negativo. Es el balance natural de las fuerzas.

Lo cual quiere decir que conforme más vayamos creciendo, evolucionando, acercándonos a la luz, también más oscuridad se formará del otro lado, o más que formarse, su manifestación tendrá más poder.

Por eso los retos de una persona que no ha hecho mucho por superarse son pequeños en comparación con los de alguien que dedica su vida a vencer sus limites, pero esto no quiere decir que sea bueno o malo, simplemente es.

EXPERIENCIA PERSONAL

Mis días se han convertido en una feroz lucha interna por lograr el equilibrio, tengo momentos de gran paz, claridad y entendimiento. Siento la esfera vital girar llena de poder. Mientras que en otros momentos me llegan miedos intensos, que me hacen querer poner un alto a todo y refugiarme en mi espacio de seguridad, pero por primera vez en mi vida estoy plenamente comprometido conmigo mismo.

Así que, me miro en el espejo y me digo: “Aquí no hay espacio para cobardes, estamos en la lucha por conseguirlo todo o quedarnos en la nada, pero no existen intermedios”. 

Me tiemblan las piernas, todo mi ser busca gritar un, “Saquenme de aquí, quiero regresar a mi hogar”, pero mi voz interior, la parte sabia que habita en mí. Se sienta en silencio y me invita a hacer lo mismo.

Me abraza como un padre a un niño asustado, me pide que me calme, respire y deje que las cosas se asienten.

Sigo su consejo, porque es la única manera de regresar al equilibrio. Después de que pasa la tormenta y resistí, abro los ojos y observo como ese mar que antes parecía hostil e impenetrable, ahora es una playa color turquesa que me invita a disfrutar de ella.

CONCLUSIÓN

Así es la vida queridos lectores, un mar, que dependiendo las emociones, se muestra como el infierno o un paraíso. Está en nosotros mantenerlo tranquilo para poder disfrutar.

Los invito a seguir leyendo mis textos, si les gustan haganmelo saber, siempre es lindo recibir comentarios de gente que me lee.