Letras a la mente (1.0)

El sonido de los coches a la distancia,

La marea en constante cambio,

A ratos sube, a ratos baja,

El viento de altamar que golpea mi cuerpo,

Lo acaricia y lo desgarra,

Me siento envuelto.

Los rayos del sol queman cada tejido de mi piel,

La entreverada telaraña de relaciones que genera mi mente,

El juego de sinapsis neuronal que nunca para,

El deseo de tomar la red de cables y aparatos,

Cargarlos hasta un abismo y tirarlos,

Ver como se estrellan contra el suelo,

Se rompen en pedazos y se convierten en una masa inservible que me ha liberado de mí.

Libre y con una mente fresca me podré sentar a orillas del mar,

Simplemente a contemplar la belleza de la creación.

No hay pasado, no hay futuro, tan solo el presente en el que me encuentro,

Ya no me preocupo, ya no me altero y mucho menos me angustio,

Suspiro en añoranza mientras continúo esclavo de mis propios pensamientos.

Verso al amor (1)

Cuando no sientas amor,

Recuerda el amor que te profesé,

Cuando te sientas solo,

Recuerda el tiempo que estuve contigo,

Cuando añores cariño,

Recuerda el abrazo con el que te acogí,

Cuando caigas en la desesperanza,

Recuerda la fe que mueve montañas,

Cuando la vida deje de tener sentido,

Traeré el camino para ti,

Permite que la flor de la vida se abra,

Deja que sus pétalos florezcan,

Y llenen de su dulce fragancia tus días.

La única infelicidad es aquella que te creas,

La única felicidad es aquella por la cual trabajas,

Que tu danza llene de ligereza el peso de la vida,

Bello ser humano recuerda que eres siempre amada.

La amistad es una de las expresiones más sinceras de cariño

Durante mucho tiempo pensé que en soledad estaría mejor, me hacía sentir angustia pensar en involucrar mi crecimiento con personas, tenía la creencia que al hacerme ascético y adoptar un estilo de vida sencillo, recluido y alejado de los demás, podría alcanzar mi autorrealización, uno de mis grandes sueños es irme a un monasterio budista, aprender la práctica espiritual e irme a meditar al Himalaya, a una cueva como muchos otros hicieron antes para iluminarse, en soledad.

Con el paso de los años y a través de diferentes experiencias espirituales, he descubierto que el ser humano no puede llegar a su plenitud si no comparte con otras personas, que nuestro amor es para todos: amigos, familiares y hasta gente que no conocemos.

A partir de esta revelación mi percepción dio un giro, porque ahora mi más grande deseo es aprender a amar a cada uno de los seres vivos que integran mi vida, porque sé que es el único camino a la trascendencia.

Me he hecho consciente de lo bien que me hace sentir el amor y cariño de mis seres queridos, de como me ayuda a crecer como persona y que al ser reciproco la vida se convierte en un gran jardín que todos regamos y del cual todos nos beneficiamos.

Querida amiga,

Querido amigo,

¿Por cuántos caminos me has acompañado?

¿A cuántas brechas impenetrables hemos accedido juntos?

¿De cuántos males me has salvado?

Cuando he caído,

Me ofreciste tú mano para levantarme,

Cuando he llorado,

Has secado mis lágrimas,

Cuando un abrazo necesité,

Me diste cien,

Si de desamor sufrí,

Con amor me correspondiste,

Ante mis defectos,

Un apoyo eres,

Frente a mis áreas de oportunidad,

El labrador has sido,

En la oscuridad,

Una luz.

Mi conclusión es que; La amistad es una de las expresiones más sinceras de cariño.

Gracias vida

Cada mañana que amanece es un día más en este camino que se quema como la vela que alumbra la noche, y parece que nos olvidamos de ello, existimos como si esto fuera a ser eterno, con todos nuestros lujos y preocupaciones; pocas veces nos damos el espacio de bendecir nuestro viaje por el mundo,cantaba Violeta Parra su famosa canción, “Gracias a la vida“, yo también le dejo unas letras a mi vida: 

Hay tanto que agradecer,

Desde el viento que mueve la hoja del árbol,

Hasta el beso que transpira pasión,

La danza de las olas del mar,

O la profunda calma del océano,

La sonrisa de mi hermano,

Y el abrazo de mi hermana,

El encuentro de dos almas enamoradas,

O el sufrimiento que se evapora,

La libertad en cada paso,

O la jaula a la que me condeno,

No hay límites en el agradecimiento,

Podemos agradecer nuestras barreras mentales,

O lo fácil que es destruirlas,

Gracias a lo bueno,

A lo malo,

A la vida,

A la muerte,

A el amor que nos profesamos,

Y al Gran Espíritu que nos permite continuar jugando.

El tiempo no espera

Lucho contra el tiempo, peleo porque no pase tan rápido, que haga eternos los momentos de dicha y que sea fugaz cuando la oscuridad se presente, sin siquiera dejar estela de su paso.

Quisiera tener dominio de él, poder moldearlo y utilizarlo a mi placer, pero siempre me vence, estoy indefenso ante su poder, sin manos me rompe y sin palabras me hiere, por eso quiero dedicarle estas letras:

El tiempo no espera,

La vida se va,

El amor que tanto anhelas escapa,

Arena del tiempo deja de escurrirte entre mis manos,

Detente,

Espera,

No me arrolles,

Permite que te admire,

Por favor no huyas,

No te escabullas dentro del follaje,

Deja que te sostenga entre mis manos,

Cuervo de ojos rojos no me mires,

La maldición del tiempo,

Entiendo,

Te suelto,

Me suelto,

Somos libres.

Tiempo, entiendo el tiempo, tan solo instantes de la eternidad, polvo de estrellas que se desvanece, espíritu que no envejece, siempre me haces recordar que soy tuyo y que al soltarte te tengo y me tengo plenamente.

¿Por qué nos perdemos?

En ocasiones me parece que la vida es plana, esos periodos pueden ser largos o muy cortos, todo depende de las acciones que yo realice para dar la vuelta a ello, en una de mis introspecciones, recibí la revelación del porqué me siento así y lo resumo en una frase:

“Persona que no ama, persona que está perdida”

Lo primero que me vendría la mente al leer esto es que amar se refiere a la pareja, familia o amigos, pero es solo eso, dentro de amar está todosi tú amas cada momento de tu existencia, sea positivo o negativo, disfrutable o detestable, vivirás una vida plena, mientras que al dejar de hacerlo, todo se vuelve detestable.

El tiempo no hace una pausa por mi,

El reloj sigue marcando los segundos,

Los seres siguen naciendo y pereciendo,

Yo continúo a la espera de que algo ocurra,

Nada pasa,

Me aburro, me frustro, me deprimo,

Mis ojos están cerrados,

Decido abrirlos,

Me maravillo con la existencia entera,

Solo necesitaba amar,

Amar a la persona frente a mí,

Amar el cielo despejado,

Amar la fruta que me alimenta,

Amarlo todo,

Pero más que nada,

Amarme a mí.

Es muy fácil escribir sobre ello pero en la práctica es muy difícil, porque requiere de esfuerzo,  consciencia, atención y apertura. A veces me gustaría tener la opción de ponerme en modo avión y vivir en mis fantasías mentales, pero eso no va a resolver mis problemas ni va hará que la vida se convierta en algo bello, más bien abonará a que cada día sea peor que el anterior, hasta que deba abrir los ojos y ver el abismo en el que estoy viviendo.

Amor sin posesión

Tenemos la costumbre de pensar que al tener, poseer, atesorar cosas seremos más ricos, se nos enseña a acumular bienes, experiencias, riquezas, lo cual nos hace vivir con el constate deseo de tener más, me gusta esta reflexión de Osho sobre el tema:

 “Si amas una flor, no la arranques, porque si la arrancas se marchita y deja de ser aquello que amas. Si amas una flor, déjala ser, El amor no es posesión, el amor es apreciación”.

Yo también quise hacer un homenaje al amor que siento en mi corazón y quiero compartir, no solo con una mujer, sino con el universo entero:

Cuando te amo,

Te tengo,

Cuando te tengo,

Dejas de estar,

Cuando dejas de estar,

Entiendo,

Cuando entiendo,

Conectamos,

Cuando nos volvemos a conectar,

Siento,

Cuando te siento,

Nos hacemos uno,

Cuando nos hacemos uno,

Amamos,

Cuando amas deshechas la necesidad de poseer.

Amemos como si fuera la última acción que pudiéramos realizar en esta vida.