A veces

Pies de Hobbit-1
(Gonram, 2016)

A veces cierro los ojos y me imagino cayendo de espaldas por un acantilado directo al mar, percibo la sensación de libertad producida por el aire fresco corriendo por mi cuerpo, el contacto con el agua fría y suave, que funge como un medio para generar el despertar de la conciencia. Al hundirme en las profundidades de este océano pierdo el miedo a la inmensidad, a lo desconocido y me lleno de placer por estar recibiendo tanto del universo.

A veces pienso que no hay nada más, que somos piezas de un ajedrez gigante y nuestras acciones no tienen ninguna repercusión, pero al abrir mi ventana y sentir el aire fresco de la noche, recuerdo la grandeza de nuestras acciones y como un pequeño acto de amor, puede repercutir en la felicidad de muchas personas.

tumblr_n1onzgrJ5R1s9rrcgo1_r4_500
(Becausebirds.com, 2016)

A veces siento que Dios no existe, que es una invención de las religiones para manipular la voluntad de la gente, después observo la danza del colibrí frente a mí y entiendo el milagro de la vida, como Dios está en todo, motor de la existencia; que los dogmas fueron creados para traducir la espiritualidad en palabras, pero que no hay lenguaje capaz de describir su divinidad.

A veces tengo la certeza de que no te voy a encontrar, que el amor es una mentira fabricada por los antiguos poetas y que estaré por siempre solo. Pero luego miro un par de bellos ojos y mi corazón se desboca, poco a poco entiendo que todo llega a su debido momento.

Amanecer-1
(Gonram, 2016)

A veces pienso que soy incapaz de amar, que solo es una emoción pasajera que con el paso del tiempo se va oxidando y se transforma en dependencia y esclavitud, hasta que me entrego enteramente a estar vivo y doy testimonio del sentimiento más bonito hacia otro ser.

A veces quisiera quitarme la vida, dejar a un lado todo este sufrimiento y dolor, para encontrarme con una paz tan soñada y añorada, luego cierro los ojos y respiro, con el paso de los minutos entiendo que tengo una misión, una transformación y un fin último, que todo esto es parte del proceso para llegar a ello y solo con sangre y lágrimas lo voy a poder alcanzar.

Melaque piedra atardecer-1
(Gonram, 2016)

A veces dejo de hablar y comienzo a escuchar, a sentir y percibir el espacio a mí alrededor y me doy cuenta de todo lo que me pierdo por a veces, estar pensando en tantas cosas.

Salvador Gonram.

Advertisements

Decidí Nacer

rain gif
(Tumblr, 2016)

Las gotas de lluvia caen sobre mi cabeza, poco a poco van resaltando en mi ropa y las puedo sentir tocar mi piel, empapado decido voltear al cielo y preguntar a Dios, el porqué de mi vida. Sin un camino, sin un sentido, vagando sin rumbo por el mundo.

Hubo un tiempo en que las cosas tenían una razón de ser, los sueños eran palpables y me sentía el rey del mundo, pero todo eso terminó con un amargo deseo de estar muerto.

El mundo de la música, del espectáculo me pervirtió y todo aquello que creía real, eran máscaras detrás de la horrenda realidad. Grandes amistades que creía eternas, simplemente eran dibujos de un interés palpable. Yo, cegado por la fama, no vi lo que ocurría a mí alrededor, cómo todos aquellos parásitos se pegaban a mi piel y chupaban toda la vitalidad contenida en mí ser.

Todo empezó un 16 de abril de un año que ya no recuerdo, al fin y al cabo ¿realmente importa eso? Salté por la ventana de mi cuarto y sin voltear atrás me despedí de una familia que nunca me quiso acoger en su seno. Sin rumbo y sin camino, fui recorriendo pueblos, con mi guitarra al hombro, mi voz dentro de mi pecho y la pasión en mi corazón.

tumblr_o7nrdsrd1b1qhsajwo1_1280.jpg
(Tumblr, 2016)

La gente quedaba encantada con mis letras, que provenían de lo profundo de un corazón herido, nunca querido por nadie, que a base de lamentos buscaba atraer ese amor siempre deseado.  Como un pacto con el diablo, todo aquello llegó en un abrir y cerrar de ojos.

El niño solitario se convirtió en un joven cotizado, cada noche era una fiesta, perdí la necesidad de dormir porqué estaba viviendo el sueño de mi vida, pero siempre había un punto en el que todos esos oscuros sentimientos, la cobardía del escape, me alcanzaban y hacían mis entrañas retorcer.

Ese fue el inició de mi consumo excesivo de alcohol, todo parecía tan rosa y alegre, ligero y suave cuando mi mente estaba adormecida por los efectos de ese dulce veneno, cáncer de una sociedad universal disfrazado de inocencia, que deliciosos tragos bebía en compañía de ese enjambre de hipócritas.

El problema fue que dejé de ser yo mismo, me convertí en Jimmy, el alegre, parrandero y siempre rebelde. Las letras dejaron de fluir, los contratos comenzaron a desaparecer, la gente se alejó y todo porque no les gustaba esta nueva versión de mi ser, mi alter ego, pero era imposible regresar, eso significaba enfrentar al gran demonio del cual estaba huyendo. La situación empeoró, hasta que llegué al momento de este relato, en que cansado de correr estoy parado bajo una tormenta, que irónicamente refleja mi estado interior, el llanto de un alma pérdida, hecha pedazos.

Me despojo de mi ropa, me arranco el ego, toda aquella fabricación mental que inventé en mí para ser reconocido por los demás, extirpo de mí ser todo aquello que no es mío. En la postura de loto, cierro los ojos y comienzo a inhalar y exhalar, dejo entrar en mi toda aquella frescura de la noche, la energía vital del universo, que me es transmitida por el agua, gran conductora.

Mi mundo desaparece, me hundo en la oscuridad y comienzo a caer por un eterno precipicio, el vértigo es inaguantable, desearía poder vomitar mis entrañas, no soporto más este sufrimiento. Siento mi cuerpo quemarse. Retomo mi consciencia y al abrir los ojos, ya no estoy en la ciudad, ha dejado de llover y todo está seco.

tumblr_lkms0kj0Qw1qhc137o1_500
(Tumblr, 2016)

Lo veo y no lo creo, frente a mi está el gran destructor, el demonio, la imagen pura de la maldad. Siento miedo, quiero escapar, pero sé que es un encuentro que he postergado toda mi vida y que si deseo estar pleno y trascender, debo enfrentarlo y de ser necesario morir en el intento.

No tiene voz, pero entiendo lo que me quiere decir, su malvada sonrisa me habla de una eternidad dentro del fuego, intento esquivar el primer golpe, pero su sola presencia es avasalladora, estoy paralizado, ni siquiera puedo parpadear. La respiración se vuelve difícil y justo en ese momento de crisis, encuentro la luz, la respuesta a este desafío.

Me relajo, suelto el cuerpo, limpio mi mente y me entrego al momento, sé que soy vulnerable y que con una mordida me puede devorar por completo, pero el miedo ya no existe, solo la certeza de querer estar vivo.

Abre sus fauces y huelo el azufre que despide de su oscuro ser, siento sus colmillos como dagas penetrar y rasgar mi piel, cada hueso cede ante la presión de su mandíbula y mi corazón estalla por el dolor.

Ese no es el final, sé que después de la tormenta aparece el sol y al abrir los ojos, me encuentro ante un mundo de luz, las palabras no pueden describir lo que tengo ante mí. Decidí nacer.

Salvador Gonram