Lo acepto fui yo

—¿Por qué me miras tan profundamente? ¿Qué esperas encontrar en mis ojos?

— Tu secreto más íntimo.

— Entonces voy a cerrarlos para que no puedas ver nada.

— No importa que los cierres, tú y yo ya hemos conectado, aunque exista un mundo de distancia entre nosotros, nuestras almas siempre estarán juntas.

LO SEGURO

Un análisis consciente es la mejor solución ante cualquier problema, es tan fácil hacernos los tontos frente al espejo pretendiendo que estamos viendo el panorama completo, cuando en realidad vemos todo menos aquello que realmente importa. Mantenemos escondido ese punto ciego que contiene el antídoto.

¿Por qué lo hacemos?

Es “más fácil” echarle la culpa a los demás, que tomar responsabilidad de nuestros actos.

EL MUNDO ES NUESTRO ESPEJO

En repetidas ocasiones he escrito sobre como el exterior es un reflejo de lo interno, pero aunque tanto lo haya mencionado yo sigo cayendo en la trampa de maya, la ilusión mundana, he tenido una semana repleta de sorpresas emocionales.

Se me han presentado situaciones, exámenes de la vida, en que se me pone a prueba y he pasado de panzaso… Porque a pesar de poder pilotear el barco a través de la tormenta, no logré identificar la raíz de la misma.

Mi respuesta ante todo fue una vez más echar la culpa al exterior, en vez de comprender la manera en que yo lo había creado. Hasta ahora lo puedo entender y veo como el victimismo es un veneno audaz que nos hace creer que nos ayuda, cuando en realidad solo nos intoxica más.

LO ACEPTO FUI YO

Ha llegado la hora del juicio, estoy sentado en la silla del acusado, a mi alrededor en escalones más altos se encuentran otros “yo”, ataviados con togas negras y pelucas de terciopelo. El juez, idéntico a todos los demás levanta su mazo de madera y lo golpea contra la mesa.

—¿Cómo se declara el acusado?—Pregunta con cierta picardía.

¿Qué debería contestar? Sé que puedo improvisar para salvar mi pellejo con una mentira muy creíble, pero eso solo postergaría lo inevitable, mi sentencia.

—Culpable su señoría—Contesto con vehemencia, ¿Qué irónico decirle a mi otro “yo”, su señoría, no crees?

Se escuchan murmullos de sorpresa alrededor de la sala, el juez sonríe con satisfacción, con unos golpes del mazo hace callar al jurado.

—Señor Salvador, no se va a librar tan fácilmente díganos ¿De qué se declara culpable?

Murmullos de sorpresa. Carajo, no me va a dejar escapar tan fácilmente, siento una rigidez tremenda desde la nuca hasta los hombros, mi frente escurre sudor, el palpitar de mi corazón aumenta. Estoy perdiendo los estribos.

—Me rindo su señoría, no tengo razón para seguir mintiendo, me declaro culpable por haber creado una compleja red de desamor alrededor de mí, la cual utilicé para mi propio “bienestar personal” en una búsqueda por negar mi propio amor al querer conseguirlo de los demás.

Al terminar la última frase me descubro sollozando como un niño pequeño tomado de sus rodillas en una esquina de mi cuarto.

Abro los ojos y experimento una dulce vibración recorriendo todo mi cuerpo, la tensión y la angustia desaparecen, me siento tranquilo y lleno de gozo.

Soy libre.

PA’ CERRAR

Es normal, más no correcto, utilizar las situaciones externas como justificación ante nuestra desdicha, pero solo es poner capas de hormigón a un problema personal que con el paso del tiempo se irá agudizando.

Creemos que es más fácil negar las cosas porque de este modo el golpe será más suave, cuando en realidad solo hacemos del juego más complejo y de las situaciones en que se presente más difíciles de sobrellevar.

Ríndete, es la única manera de liberarte.

Confía en el proceso hermanx, date la oportunidad de experimentar ese dolor que tanto te aterra y verás como la sanación llega a través del amor más grande..

 

Advertisements

¿Por qué llegar a lo más profundo?

Tengo como misión de vida llegar a lo más profundo de mi ser, expandir mi consciencia al máximo, romper con las barreras de lo mundano y destrozar toda etiqueta impuesta en mí, para de ese modo llegar a lo más alto de mis capacidades. Como diría el músico y poeta argentino Gustavo Cerati, “Quiero hacer cosas imposibles”. Se nos ha enseñado a vivir bajo un esquema, a seguir la línea, el camino, lo que los demás hacen, todo está digerido previamente y yo quiero ser el primero en dar la mordida al mundo.

Es nuestro deber explorar aquello que haga latir nuestro corazón, no somos bestias que nacieron para ser enjauladas, no venimos a este mundo a satisfacer a otros, no seremos la generación que se sometió, nunca más oprimidos por el deber ser, sino abiertos a la colorida selva de posibilidades que nos brinda la vida.

Quiero despertar cada mañana y sentirme bendecido por el rayo de sol que entra por mi ventana, ser capaz de disfrutar hasta el más mínimo detalle,  la deliciosa taza de café humeante, necesitar cada día menos cosas para dejar de preocuparme por obtener más y disfrutar de lo simple de la vida.

Deseo con todo mi ser convertirme en alguien que rompa con las cicatrices del corazón y poder amar a todo ser vivo, que al estar en pareja pueda mirar los ojos de la mujer frente a mi y perderme en su pupila, disfrutar de cada partícula de su existencia, olvidar que alguna vez existió un pasado y amar cada instante del presente compartido con esa persona.

¿Y si te dijera qué el único que te detiene eres tú?

Estaba sentado frente a la jaula, admirando los barrotes de oro puro que confinaban mi existencia, imaginando todo lo que sería capaz de hacer si saliera de esa cárcel, se acercó el cuidador y estuvo observándome durante largo rato.

─ ¿Cuándo me vas a dejar salir?─ Le pregunté como cada mañana.

─ Nunca has estado encerrado, en cualquier momento te puedes ir─ Me contestó con serenidad.

─ ¡Deja de mentirme, eres un demonio, el peor ser existente!─ Le dije enojado y le escupí en el rostro.

Tranquilamente se limpió con un pañuelo que sacó de su bolsillo y me continuó observando como si nada hubiera pasado.

─ Ese demonio del que hablas eres tú mismo.

─ ¡Deja de mentirme! ¡Estoy harto de que todos los días te burles de mí!─ Le contesté tomado de los barrotes y moviéndome como un loco por toda la jaula.

Materializó entre sus manos un espejo y lo puso frente a mí.

─ Mírate y dime si encuentras alguna diferencia.

Lo tomé entre mis manos y por primera vez en la vida me miré en el reflejo de un espejo, el reflejo era igual al torturador que estaba frente a mí, no había ninguna diferencia.

─ ¡Magia negra! ¡Deja de intentar hechizarme!─ Arrojé el espejo contra el suelo, se rompió en mil pedazos, tomé el más grande, lo puse contra mi cuello y presioné.

─ Si te quitas la vida, morimos los dos.─ Me dijo sin inmutarse.

Corté un pedazo de mi piel, sentí la sangre caliente escurrir a lo largo de mi cuello y para mi gran sorpresa aquel ser frente a mí, tenía la misma herida.

─ Antes de que nos mates, acércate a la puerta e intenta abrirla.

Estaba en shock, nada tenía sentido, así que nada perdía intentando abrir la puerta, me acerqué a ella y empujé, al menor esfuerzo cedió y se abrió de par en par.

El cuidador se acercó a mí y estiro su mano.

─ Felicidades, te has liberado de tu mente.

Estreché su mano y entendí todo. Nunca más iba a ser esclavo de mis barreras mentales.

 

Frente al lago

 

lake
(Tumblr, 2016)

 

Me senté frente al lago a pensar sobre los últimos días, intensos,  repletos de situaciones desagradables, gente tóxica y la sensación de ir por el camino equivocado.

Recuerdo como cada mañana despierto con un gran dolor de oídos, producido por  presionar la mandíbula durante la noche, los doctores dicen que es bruxismo, yo digo que es un estancamiento en mi vida.

lotus flower.gif
(Jabaar,2016)

En la superficie puedo parecer tranquilo y relajado, pero en el interior burbujea un fermento de negatividad constante, en busca de una razón para seguir existiendo, hundido en ese pantano terrible, encuentro la flor de loto, que brinda vida a la podredumbre y por fin entiendo.

Vivimos pensando que podemos evitar todo lo que nos asusta, que con solo desviar la mirada y tomar unos tragos, fumar un porro o salir con amigos, nuestros problemas van a desaparecer, pero no entendemos que no se trata de agitar una varita mágica para que todo cambie.

Frank.gif
(Donnie Darko, 2001)

Que la única manera de lograr que se disuelvan los conflictos es enfrentándolos, mirando a ese gran monstruo horrible y de aspecto desagradable, imposible de enfrentar y en vez de maldecirlo, odiarlo u enojarnos con él, debemos cambiar nuestra mente y transmutar su imagen a lo que realmente es; un maestro, con una temible máscara de asesino, que tiene como vía el miedo, nos obliga a salir de nuestra burbuja de comodidad y provoca ansiedad.

Esto hace que  inmediatamente nos percatemos de que hay algo que nos molesta, que no hay manera de eliminarlo de nuestras vidas sin una lucha.

coffee
(aquarianmermaid.tumblr.com, 2016)

Hoy en vez de insultarlo, ponerle nombres o pensar en evitarlo, me pongo frente a él y le hago una alabanza, agradezco su presencia y lo invito a pasar dentro de mí ser. Nos sentamos y le ofrezco un café, desconcertado gruñe y vocifera amenazas, pero yo continúo amable y servicial. Al poco tiempo el espantoso personaje muta en un ser gentil y amable, que con dulces palabras me explica la situación y la manera en que puedo resolverla.

Por fin, entiendo que no vino a atacarme, a destruirme o a hacerme llorar, más bien está aquí para hacerme sanar y restaurar una parte herida de mi ser, que por la soberbia y el egocentrismo olvidé.

stairway.jpg
(Pinterest, 2016)

Por eso hoy decido dejar de etiquetar como negativa, toda situación poco agradable en mi vida, y escucho aquello que me tiene que decir, la enseñanza escondida detrás del dolor.  Si todo fuera alegría y confort, nunca cambiaría y el mismo siempre sería, días intensos como estos son necesarios para seguir ascendiendo en la eterna escalera de la trascendencia, del auto conocimiento.

Nada es aleatorio en nuestras vidas, todo tiene una razón de ser, cada pequeña piedra en el camino está ahí para darnos una lección, cada persona que nos decepciona o hace sentir mal, esconde detrás de sus acciones el gran regalo de una enseñanza de vida, toda situación que carezca de sentido pero nos destruya hasta los cimientos, es un examen que reprobamos y volvemos a cursar.

roses.gif
(Tumblr, 2016)

Dejemos de maldecir lo que ocurre y agradezcamos todo aquello que cruza nuestra existencia, para que la semilla de nuestro ser florezca debemos nutrirla.