Lo que el corazón anhela, la mente teme

Lo que el corazón anhela, la mente teme,

Se siente amenazada por dejar las ideas,

Por deslizarse a través de la consciencia,

Ligera y sin peso.

Sin remordimientos ni cadenas,

Le acongoja perder el control,

Por lo que saca sus colmillos y garras,

Somete a la víctima,

Le hace creer que morirá, falacia total.

La única manera de amar es excluir a la mente,

Al dejar que el corazón florezca,

Que cada uno de sus pétalos vuele hacia el ser amado.

Cesa de permitir que te apesten,

Abandona todo control,

Déjate ser en libertad.

Somos seres de las estrellas,

Almas danzantes que han venido a celebrar,

Nuestra misión es recordar y transmitir un mensaje de esperanza,

Por eso existe el arte que ilumina,

Es el reflejo de un alma alegre y en pleno agradecimiento.

Que nuestros rezos se conviertan en plegarias por los hermanos ciegos,

Que nuestra oración llegue al núcleo de la gente,

Y que de cada semilla que plantamos brote la flor de la felicidad.

Advertisements

Polvo de estrellas

Efectivamente compañero es un trabajo de alto rendimiento vivir dentro de mí, es un complejo funcionamiento del cual todavía no tengo pleno conocimiento, porque al llegar a este receptáculo, carecía de instrucciones, así que con el paso del tiempo y un poco de maña, he logrado entender de manera básica esta compleja máquina de la cual probablemente ni Dios sepa cuál sea su efectivo manejo.

Ser humano es una tarea difícil, hay tantos elementos de los cuales uno se debe preocupar, cómo la primera vez que sales a conducir y te dicen que tienes que estar pendiente de todos los detalles, cuando tu primordial angustia es sacar el clutch y acelerar a tiempo para que el automóvil no se apague, ahora imagina que una sola persona tiene que manejar miles de carros al mismo tiempo, en un infinito tráfico y cruce de vehículos, sumido en un caos porque algún monstruo japonés decidió invadir esa ciudad. Exacto. Esa es la mejor manera para definir el ser humano y tener que coexistir con miles más que se encuentran en la mismita situación que tú.

─ Gracias a Dios yo soy simplemente polvo de estrellas, mi única preocupación es seguir flotando eternamente.

─ Por eso te envidio hermano mío, pero nunca serás capaz de sentir en carne propia, el amor.

─ He escuchado de eso, ¿Hay gente que mata por eso no? ¿A qué se parece? ─Contestó con curiosidad.

─ No tiene forma, color u olor, pero vaya que tiene sabor, es la cosa más deliciosa del cosmos entero. ─ Suelta una gran bocanada de aire a forma de placer.

─ Me gustaría probarla, pero como te dije soy un simple conjunto de partículas de polvo de estrellas.

─ Todos seremos eso mismo hermano.

Los dos chocaron sus copas, rellenas de algún líquido misterioso, a ciencia cierta no podría decir que era, tal vez era esencia de amor.