Evaluar para tomar mejores decisiones

Cada cierto tiempo es necesario cerrar los ojos, respirar y poner en pausa el mar de actividades que llenan nuestra rutina, observar detenidamente cada cosa que nos obligamos a hacer y si aquello por lo que estamos trabajando nos hace algún sentido.

La palabra evaluación, me hace referencia a la primaria, a los periodos de exámenes en que de niños sufrimos nuestros primeros encuentros con el estrés innecesario, pero que ha cobrado un sentido distinto y con una connotación positiva para mí.

Evaluar es hacer un análisis sobre cierta información y emitir un juicio ya sea positivo o negativo, se nos ha enseñado que se utiliza para procesos de trabajo, escolares, de rendimiento pero nunca (o casi nunca) a aplicarla a nosotros mismos, no en un afán de juzgarnos, sino de darnos cuenta si estamos viviendo como deseamos.

Me di cuenta que doy pasos en ciertas direcciones que me hacen sentir incómodo y más que una falta de placer, me hacen sentir mal y conforme sigo tomando esos rumbos peor es mi estado interno, pero son cosas que por estar distraído en su momento no me di cuenta.

Vivir en la ciudad es vivir rápido, tomar decisiones impulsivas y mal meditadas, comprometernos con situaciones que no van de acuerdo con lo que somos; obligarnos a seguir rutas que no son nuestras y para eso es que sirve la evaluación.

Es la manera de bajar de las nubes de los pensamientos y fantasías y aterrizar aquellos elementos que son fundamentales para nosotros y también de los cuales podemos prescindir. Hoy te invito a que hagas el intento y descubras esos aspectos negativos que pueden estar bloqueando la luz de tus días.

Rompe con las cadenas de sufrimiento

Las cadenas de sufrimiento son enlaces de personas que se hacen y traspasan agonía entre ellas, al visualizarlo me imagino el infierno descrito por Dante Alighieri; fuego, calor, gente sufriendo y le agregaría cadenas de metal que los mantienen unidos para hacer del relato algo más crudo, pero a lo que me refiero con esto es algo que hacemos a diario.

Jaime está molesto porque tiene que trabajar el sábado, así que expresa su enojo con las personas que lo rodean, entre ellas está Margarita su novia, que le quiere mucho y se siente mal por verlo de esa manera, intenta alegrar su día, pero él está negado, así que la trata con indiferencia, ella se siente mal y se enoja a su vez por recibir este trato así que al llegar a su casa se comporta de manera arrogante con su mamá y ella a su vez con otra persona.

Esto es una cadena de sufrimiento, ya que al sufrir una persona y exteriorizarlo habrá alguien que resienta su humor y a su vez lo transmita a otro, generando muchos eslabones de gente que en vez de disfrutar su existencia, están pasándola muy mal.

Hace unos años tuve la oportunidad de asistir a una conferencia de un gran maestro y monje budista, Dilgo Khyentse Yangsi Rinpoche, y se me quedó muy grabada una frase: “Una persona feliz va a contagiar de felicidad a los que lo rodean”, ya que la transmitiremos a las personas que se crucen por nuestro camino, les dedicaremos una sonrisa, algunas palabras, tal vez hasta un abrazo y para ellos será un gran regalo y lo darán a alguien más.

Es necesario tomar consciencia de la manera en que nuestro estado de ánimo influye directamente en los demás, ya que hace del bienestar y la felicidad un tema fundamental en nuestro día, porque tenemos la responsabilidad de por lo menos no arruinarle el día al de nuestro lado, no es su culpa que estemos sufriendo, con una simple sonrisa podemos cambiar vidas.

Hay que hacer cadenas de felicidad.

Como conquistar el miedo

b0dc320c20b1ca163bc064dd0d5462f3

Denis Messié Flickr

El miedo es un tema que me apasiona, porque es la polaridad negativa que inhibe nuestra energía, aquella que hace que no demos un paso adelante y mucho menos que nos arriesguemos a probar algo que deseamos con el corazón.

He tomado la decisión de empezar a ver este sentir como una lección de vida, que nos acecha porque la evitamos, ya que sabemos que nos va a doler pero es necesario recordar que una parte del proceso de crecer y aprender no es agradable, ya que viene a romper con la seguridad para abrirnos a lo nuevo.

La manera en que visualizo este episodio agridulce es así:

Hay un monje que lleva mucho tiempo perseguido por un terrible miedo que ha estado cargando desde su infancia, tal vez sea enfrentarse al hecho de no haber tenido padres y que toda su vida se ha sentido solo, no lo sabe porque la angustia le hace esconderse de la verdad.

Así que un día despierta cansado de huir de lo desconocido y decide darle cara, espera parado en su habitación, pasan las horas y la ansiedad en su estómago anticipa la llegada del monstruo, que hace entrada con un espectáculo terrorífico, pero es tal la decisión del hombre que se mantiene sereno, hace una reverencia para recibirlo y se sienta sobre el suelo con las piernas cruzadas.

—Te invito a sentar— Dice el monje con un gesto del brazo que exhorta al adversario a hacer lo mismo.

El miedo lo observa confundido, después de tantos años la víctima deja de serlo, no entiende lo que se propone.

—¿Qué debo aprender de ti?

—¿A qué te refieres?— Contesta sorprendido el miedo.

—Llevas años persiguiéndome, así que debe ser por alguna razón, ¿Qué es?—Responde el monje sin perder su serenidad.

—Yo solo soy un producto tuyo, tú eres el que me tiene que contestar eso.

El hombre cierra los ojos y comienza a respirar profundamente, deja que el fresco aire de las montañas penetre en sus pulmones y oxigene su cuerpo. La bestia frente a él poco a poco se desvanece y su materia pierde solidez, hasta que parece un delicado trozo de seda.

—Gracias— Dice el miedo un segundo antes de desaparecer.

El monje abre los ojos y se encuentra solo en la habitación, tiene una sonrisa en el rostro tan plena que no existen palabras para describirla, sus ojos están humedecidos por lágrimas de liberación, ese día consiguió romper con el miedo.

¿A qué venimos al mundo?

El ser humano en su afán por controlar el tiempo, se ha convertido en un esclavo del mismo, se nos enseña que aquel que tiene cada aspecto de su día controlado y esquematizado va a tener mayor éxito, se transforma la vida de la persona en una línea de producción que comienza con el sonido del despertador y termina con el cerrar de los parpados para “descansar” y posteriormente volver a empezar al día siguiente.

Hay una pregunta simple que me hago todos los días, “¿A qué vine al mundo?”, que expando y transmuto a lo universal, “¿A qué venimos los seres humanos a la tierra?”, Y sólo hay una respuesta que tiene sentido entre todas las posibles, para ser felices.

El otro día me senté a observar un hormiguero y durante largo rato vi como todos aquellos insectos iban y venían, uno detrás de otro, cargando algún objeto diferente, en ningún momento los vi parar a descansar o pensar si realmente se sentían bien haciéndolo.

Esos bichos pasan toda su existencia trabajando, no se cuestionan el porqué lo hacen, simplemente lo realizan hasta que mueren. Las personas en su mayoría hacemos lo mismo, entramos al ámbito laboral y aunque lo odiemos, no nos queda otra opción que continuar ahí hasta el final de nuestros días, unos pocos son aquellos que deciden arriesgarse y dedican su existencia a ser felices.

Esto no quiere decir que dejen de trabajar, que se conviertan en parásitos de la sociedad o que dediquen su vida a actividades superfluas, más bien son aquellos que a través de una labor que les haga sentirse plenos, que aporte a la comunidad, con sus debidos tiempos de descanso recreativos y contemplativos, han logrado la clave para una existencia feliz.

Así que he tomado la decisión de arriesgarme a encontrar lo que haga mi espíritu vibrar, aquello que haga de mi vida una experiencia trascendental y en la que pueda aportar algo a la existencia de cada uno de los que se cruza en mi camino.

Siempre en mi mente, siempre en mi corazón

Estaba admirando un bello atardecer acompañado por la suave melodía de las olas al reventar, qué mágica atmósfera lo envolvía. Dentro de ese aura de tranquilidad, la melancolía se disparó y comenzó a recordar el inicio de todo, el día que invitó a Laura, a la aventura de sus vidas.

Arbolitos 5-1997.jpg

Ahí se encontraba, hermosa como la primera vez que la vio, sentada en una de las bancas del parque, esperando su llegada. Emocionado se acercó a ella y le hizo una propuesta, una idea que había entrado en su cabeza y no lo había dejado dormir, la intención de huir de la ciudad y recobrar sus raíces nómadas.

hands

(Tumblr, 2016)

─ Entiéndelo Laura, es la oportunidad de nuestras vidas, tenemos el mundo en nuestras manos ¿Dime que no estás cansada de esta ciudad, de la contaminación, del ruido, de todas aquellas cosas que nos hacen olvidar nuestra esencia?─ Dijo él agitado.

─ Miguel, necesitas tranquilizarte, tienes un trabajo, busca la estabilidad, tenemos que ahorrar para comprar la casa de nuestros sueños. Estoy de acuerdo con todo lo que dices, pero no estoy dispuesta a abandonarlo todo por una locura que se te acaba de ocurrir.

─ Laura, es que abre tu mente, date cuenta que somos recién egresados y cualquier paso que demos va a determinar la dirección de nuestras vidas. Yo no quiero esclavizarme a un trabajo y a una rutina, igual que todos los demás. Quiero ser libre y forjar mi propio camino, necesito regresar a mi naturaleza.

─Estás demente, bájate de tu nube, ve las cosas con calma, aterriza, vas a perderlo todo por un impulso─ Contestó Laura entre lágrimas.

─ Te amo más que a la vida misma, pero no estoy dispuesto a hundirme por un miedo que no te deja ver más allá de la seguridad en la que estás, adiós Laura, siempre en mi mente, siempre en mi corazón.─ Se acercó a besarla y desapareció de la escena.

high camp

(Tumblr, 2016)

De regreso al presente, contó con los dedos de su mano el tiempo transcurrido; uno, dos, tres años, desde que eso ocurrió y se sentía más vivo que nunca. La vida nómada lo había transformado en un hombre desapegado de lo material, acostumbrado a los cambios e inseguridad, ya no sentía miedo por perderlo todo, ya no añoraba enraizarse y forjar las bases de una existencia marcada por las posesiones, había aprendido a amar a cada persona que se cruzara por su camino, cada paisaje que se posara frente a sus ojos. Para ello tuvo que renunciar a un gran amor, a un bienestar económico y sobre todo a una vida llena de comodidades.

tree

(Tumblr, 2016)

Por fin, después de tanto transitar por el mundo, había llegado al final de ese camino, que con gran corazón le había ayudado a encontrar su esencia, pero era momento de regresar a ese lugar al que renunció, para así poder regalar las enseñanzas que llevaba cargando en su ser, un millón de semillas de amor que tenía que sembrar en el alma de la gente.

Luna

La luna era hermosa, el astro más brillante de la noche, nada podía opacar su gran belleza, las demás estrellas buscaban ganarle, pero sólo lograban acentuar su magnificencia. Cada noche era la primera en llegar y por las mañanas la última en abandonar su puesto.

Luna.gif

(Tumblr, 2016)

Cada 28 días mutaba a diferentes formas, ninguna más grandiosa que la otra pero al final de cada etapa se escondía bajo un manto negro para que la gente tuviera tiempo de extrañar su belleza.

Un día cegada por la vanidad y las malas influencias de los otros, decidió que no solo quería estar en la noche sino también en el día y quitarle su puesto al sol.

Así que comenzó a elaborar un plan, en el que ella saldría primero que el sol para ganar su lugar, pasó toda la noche y ella sin parpadear un segundo para no perder la oportunidad; salió antes que el viejo sol, pero el sin notar su presencia también emergió, dejándola invisible.

world in hands.jpg

(Sheila.L)

Enojada la luna decidió hacer otra cosa: sobornar a las nubes para que al día siguiente taparan al sol y ella pudiera tomar su lugar, pasado el tiempo las nubes hicieron lo que la luna les propuso, pero además de tapar al sol la taparon a ella. Ya que no podían estar en una sola parte del cielo.

Encolerizada, ideó un último plan: secuestrar al sol para que así no pudiera tomar su lugar y ella ser la única en todo el vasto cielo. Mientras el viejito dormía, lo metió en un saco y hasta Saturno lo lanzó, con gran felicidad esperó a que la noche se hiciera día pero ¡Oh sorpresa! Nunca se hizo la luz.

Desesperada y sin saber que hacer continúo esperando pero la gente no despertaba, las plantas se marchitaron y la primavera nunca llegó.

dreaminginthedeepsouth.jpg

(dreaminginthedeepsouth.tumblr.com)

Ansiosa preguntó a la estrella más sabia:

-Oh gran Filomena ¿Dime qué está pasando? Todo se muere porque no llega el día.

-Por tus ansias de poder lunita, despojaste de su lugar al creador de la luz, el viejo sol.

-Yo quería ser la única en todo el cielo, pero él no me dejaba.- Replico desesperada.

-Luna debes entender una cosa muy importante, tú eres la que controla a la abuelita mar, sus aguas se mueven a tus mandos; eres la guía y descanso para las personas, eres el final del día. Mientras que Sol es el comienzo, se encarga de nutrir a los animales y plantas con su luz; además de dar calor. Entiende que no puedes ser algo que no eres.

tumblr_o9op6mEafE1qg20oho1_500.jpg

(Tumblr, 2016)

-¡Pero yo también quiero hacer eso Filomena! ¡Quiero serlo todo!- Contestó entre sollozos Luna.

-Eso no está en ti, se lo mejor que puedas ser tú misma, pero no desees ser algo que no eres.

-Yo también quiero poder dar la luz y nutrir a las plantas, ser el comienzo de algo.

-¿Qué pasaría entonces con el señor Sol, Lunita? Moriría de la tristeza por no poder desempeñar el cargo con el que nació, le quitarías su propósito de estar vivo, pero tienes que entender que sin él tampoco existirías tú. Nadie notaría tu presencia por siempre estar ahí.- Con paciencia replicó Filomena

-¿Entonces qué debo hacer?- Replicó la Luna.

-Regrésale su lugar a Sol, tú eres la luna el astro más bello y brillante del cielo nocturno y él es el Sol, fuente de vida de cada día. Juntos hacen del mundo un lugar hermoso, separados lo matan. No crean que están separados, se complementan para lograr un equilibrio perfecto.

Saturn.jpg

(Pinterest, 2016)

La Luna con una nueva perspectiva fue hasta Saturno donde encontró al viejo Sol triste y desconcertado. Le dio un gran abrazo con todo el amor que tenía y un beso en el que le transmitió su perdón profundo.

No se necesitaron más palabras ya que Sol comprendió lo que ella le enviaba, regresaron a la tierra y juntos, como pareja reinaron los cielos.  Él por el día y ella por la noche. Los dos aportando lo más bonito que tenían para hacer de la tierra un lugar mejor.

Salvador Gonram.

Qué fácil

Qué fácil sería la vida si, perdiéramos la necesidad de querer agarrar y retener todo lo que llega a nuestra existencia, en vez de eso agradecer el milagro de las experiencias y soltarlo para que brinde felicidad y enseñanza a alguien más.

Elephant Hug.jpg

(Pinterest, 2016)

Qué fácil sería la vida si, desecháramos el acto de juzgar todo aquello que nos rodea, desde las fallas del vecino, hasta las malas decisiones de nuestros seres queridos, que nos convirtiéramos en esa palmada de esperanza cuando una persona fracasa.

Let go

(Tumblr, 2016)

Qué fácil sería la vida si, evitáramos rodearnos de gente tóxica,  todos aquellos vampiros emocionales que con su negatividad nos anclan a un terrible infierno, en vez de eso, ser espíritus de bondad y alegría en nuestra comunidad.

Qué fácil sería la vida si, abandonáramos el pensar que amar es poseer y controlar al otro, que las relaciones como las vemos en el cine no existen y qué la mejor manera de vivir en pareja es agradeciendo el milagro de su compañía y transitando un camino orgánico; creado por los dos, fuera de clichés y convenciones.

kind words

(Pinterest, 2016)

Qué fácil sería la vida si,  enmudeciéramos el parloteo existencial y cuidáramos todo lo que sale de nuestra boca, que cada palabra puede formar un vínculo de oro o romper por completo al otro, hacernos conscientes del arma de doble filo que poseemos y usarla con sabiduría.

do more

(Pinterest, 2016)

Qué fácil sería todo si, dejáramos de esperar a que la vida ocurriera, si abandonáramos la necesidad de conocer el futuro y soltásemos aquel piso inestable que nos da seguridad, para caer en aquello que los sabios llamaron vida.