La (eterna) búsqueda de la felicidad

Entre el paquete de creencias que nos instalan cuando somos niños, se encuentra la idea de pensar que la felicidad es un regalo que nos es dado al  nacer y que estamos listos para utilizar como nos plazca, cuando en realidad tenemos que luchar, trabajar por ella a lo largo de nuestra existencia.

Me apasiona el tema de la felicidad y el sentido de vida porque es lo único importante, ¿De qué sirve estar vivos si no vamos a disfrutar vivir? Es cierto que habrán momentos de enojo, tristeza y  agonía, pero no tenemos que sucumbir ante ellos.

Me gusta la enseñanza del Buda en éste tema:

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.”

Así que de nada sirve estar lamentándonos por lo que ocurrió en el pasado o por lo que podría pasar en el futuro, yo sé que es fácil decirlo, pero experimentarlo requiere de gran coraje.

Soy una persona que en el exterior parece en paz, en constante gozo y armonía; pero la realidad es que tengo un caos interno, en forma de basilisco que me intenta devorar día con día y contra el cual debo luchar para no caer presa de la depresión.

Hay temporadas en que pierdo, pero he aprendido a  no dejarme hundir, porque sé que a pesar de la tormenta que no me permite ver el horizonte, nada es eterno y llegara el momento en que la luz vuelva a iluminar mi camino.

Hoy los quiero invitar a que se den un tiempo de silencio y vuelvan a apostar por ustedes mismos, todos somos un Buda en potencia solo necesitamos creer en nosotros y trabajar por ello.

Buenas Vibras.

Soberbia: herramienta negativa de poder

Tengo impreso en la mente un pasaje de Carlos Castaneda; en el cual,  él le dice a Don Juan que se siente seguro y poderoso. A lo que el brujo Yaqui le contesta: cuando un hombre siente que está en la cima de la montaña es porque está en el precipicio a punto de caer.

Cuando nos sentimos tan altos es porque transpiramos soberbia, porque nos sentimos superiores a los demás e inmunes al error, se nos ha enseñado que la equivocación es negativa y de gente débil, los medios de comunicación promueven a súper-estrellas que llevan tatuada en la frente esta palabra.

En estos días a través de golpes de realidad, me he dado cuenta que soy un ser humano muy soberbio, que a veces realizo acciones con un “sentido positivo”, pero que detrás de ellas esconden un propósito egoísta, que en ocasiones termina por lastimar a otras personas.

¿Cómo resolverlo? 

Con humildad; aceptar que nos equivocamos y que no por ello somos malos, ya que es una forma de aprender, reconocer nuestros errores y ceder ante el orgullo de parecer que no somos vulnerables.

Todo ser humano tiene un lado débil que debe aprender a ver, trabajar y amar, porque es una parte que le define y le distingue de los demás, no quiere decir que sea mala, simplemente que es necesario fortalecerla.

Hoy acepto éste defecto que me acompaña, no en una actitud de tortura, sino de sinceridad y disculpa a todos aquellos que pude haber llegado a dañar en el camino, porque quiero trascender y para ello es necesario hacer conscientes mis áreas negativas y trabajar en ellas.

 

Evaluar para tomar mejores decisiones

Cada cierto tiempo es necesario cerrar los ojos, respirar y poner en pausa el mar de actividades que llenan nuestra rutina, observar detenidamente cada cosa que nos obligamos a hacer y si aquello por lo que estamos trabajando nos hace algún sentido.

La palabra evaluación, me hace referencia a la primaria, a los periodos de exámenes en que de niños sufrimos nuestros primeros encuentros con el estrés innecesario, pero que ha cobrado un sentido distinto y con una connotación positiva para mí.

Evaluar es hacer un análisis sobre cierta información y emitir un juicio ya sea positivo o negativo, se nos ha enseñado que se utiliza para procesos de trabajo, escolares, de rendimiento pero nunca (o casi nunca) a aplicarla a nosotros mismos, no en un afán de juzgarnos, sino de darnos cuenta si estamos viviendo como deseamos.

Me di cuenta que doy pasos en ciertas direcciones que me hacen sentir incómodo y más que una falta de placer, me hacen sentir mal y conforme sigo tomando esos rumbos peor es mi estado interno, pero son cosas que por estar distraído en su momento no me di cuenta.

Vivir en la ciudad es vivir rápido, tomar decisiones impulsivas y mal meditadas, comprometernos con situaciones que no van de acuerdo con lo que somos; obligarnos a seguir rutas que no son nuestras y para eso es que sirve la evaluación.

Es la manera de bajar de las nubes de los pensamientos y fantasías y aterrizar aquellos elementos que son fundamentales para nosotros y también de los cuales podemos prescindir. Hoy te invito a que hagas el intento y descubras esos aspectos negativos que pueden estar bloqueando la luz de tus días.

Eres responsable de tu felicidad

El día de ayer escribí sobre las cadenas de sufrimiento, un tema que sigo investigando porque es fascinante darnos cuenta de como sufrimos por otras personas, cuando la realidad es que no debería de ocurrir, eso no quiere decir que hagamos de piedra el corazón, pero si entender que no es nuestro trabajo resolver los problemas de otro.

Hoy se me ocurrió este mantra, “Yo soy responsable de mi bienestar y felicidad”, ¿sencillo no? Pero esto quiere decir también que dejamos de adjudicarle nuestros problemas a los demás, es abandonar la idea de que el otro, ya sea amigo, amiga, pariente, pareja tiene la llave para que estemos bien.

Es aceptar que no tenemos poder sobre las cosas que nos pasan, claro que hay situaciones que se pueden evitar, pero en regla general no tenemos control sobre los estímulos externos.

Recuerdo que antes padecía de ansiedad social, por lo que al salir a una fiesta tenía que hacer miles de rituales para sentirme lo suficientemente seguro y disfrutar del evento. En mi mente decía, “Por favor que nada negativo ocurra para que sea feliz”, claro está que atraía todo lo que no quería y cuando algo “malo” pasaba, lo pongo entre comillas porque podía ser desde algo insignificante como que una persona no me saludara, me sentía más frágil que las copas de vino.

Lo cual hacía de mi vida un martirio, porque vivía dudando hasta de mi sombra y dando el poder a otros de mi felicidad. Así que cuando tomas consciencia de que eres la única persona que puede hacerte sentir bien, comienzas a trabajar en ello y a dejar de excusarte en las acciones de los otros, te llenas de fuerza y de poder.

Así que hoy, regálate la oportunidad de reaccionar de manera diferente ante las cosas que te ocurran, si te sientes mal busca corregirlo, busca sentirte bien y contagiarlo a los demás, nadie tiene la culpa de tu estado de ánimo, solo tú por permitirlo.

Seamos felices, si nos encontramos en el camino da por hecho que con una sonrisa te voy a saludar.

La amistad es una de las expresiones más sinceras de cariño

Durante mucho tiempo pensé que en soledad estaría mejor, me hacía sentir angustia pensar en involucrar mi crecimiento con personas, tenía la creencia que al hacerme ascético y adoptar un estilo de vida sencillo, recluido y alejado de los demás, podría alcanzar mi autorrealización, uno de mis grandes sueños es irme a un monasterio budista, aprender la práctica espiritual e irme a meditar al Himalaya, a una cueva como muchos otros hicieron antes para iluminarse, en soledad.

Con el paso de los años y a través de diferentes experiencias espirituales, he descubierto que el ser humano no puede llegar a su plenitud si no comparte con otras personas, que nuestro amor es para todos: amigos, familiares y hasta gente que no conocemos.

A partir de esta revelación mi percepción dio un giro, porque ahora mi más grande deseo es aprender a amar a cada uno de los seres vivos que integran mi vida, porque sé que es el único camino a la trascendencia.

Me he hecho consciente de lo bien que me hace sentir el amor y cariño de mis seres queridos, de como me ayuda a crecer como persona y que al ser reciproco la vida se convierte en un gran jardín que todos regamos y del cual todos nos beneficiamos.

Querida amiga,

Querido amigo,

¿Por cuántos caminos me has acompañado?

¿A cuántas brechas impenetrables hemos accedido juntos?

¿De cuántos males me has salvado?

Cuando he caído,

Me ofreciste tú mano para levantarme,

Cuando he llorado,

Has secado mis lágrimas,

Cuando un abrazo necesité,

Me diste cien,

Si de desamor sufrí,

Con amor me correspondiste,

Ante mis defectos,

Un apoyo eres,

Frente a mis áreas de oportunidad,

El labrador has sido,

En la oscuridad,

Una luz.

Mi conclusión es que; La amistad es una de las expresiones más sinceras de cariño.

Meditar para estar consciente

Al meditar recuerdo pensar que era necesario el silencio total en el espacio que estuviera, no quería que ningún ruido externo penetrara en mi estancia sagrada porque me iba a distraer, así que cuando sucedía me llenaba de ira y echaba la culpa a ese ruido de que no pudiera concentrarme y entrar en un estado consciente.

Cualquier pequeño ruido, desde mi madre hablando hasta un carro que pasara, lo percibía como una maldición a mi crecimiento espiritual, llegue al punto de utilizar tapones de oídos, pero la realidad es que era una excusa para distraerme y no tomar responsabilidad de ello.

Se escucha muy extraño, pero tiene sentido. Últimamente cuando medito, lo primero que hago es hacerme consciente del espacio en el que estoy, de los sonidos, las entradas de aire, la calidez, el frío, el estado de mi cuerpo; si estoy tenso o siento dolor, al igual que mi estado anímico, porque esa es la consciencia plena y el propósito primario de meditar es estar en el presente.

Así que me he dado cuenta que los (mal llamados) ruidos externos ya no me molestan, porque comprendí que lo que realmente me distrae es el diálogo interno: pensar en los pendientes del día, en la experiencia que tendré ante cierto evento o en la manera de desenvolverme mejor con las personas.

Siempre buscamos excusas que nos liberen de nuestra propia culpa, es parte de las trampas que nos pone la mente y es importante que nos hagamos conscientes de ello para que dejen de tener poder sobre nosotros.

Hace un año Gonram decidió nacer

El 25 de mayo del 2016, compartí el primer artículo en Gonram, “Decidí nacer”:

gr 25 may

Me gustan mucho las retrospectivas porque son el mapa que nos muestra lo  que hemos recorrido o retrocedido, en el caso de este blog yo diría que ha crecido bastante. Desde niño me encantaba escribir, pero me asustaba compartirlo, porque pensaba que me iba a poner en una posición vulnerable, en la cual expusiera lo que soy y la gente se burlara de ello.

Hace un año decidí romper con ese miedo y compartir con ustedes mis narrativas, ahora 12 meses después, puedo decir que la idea ha crecido, ya no es solo compartir escritos, es compartir mi corazón,  generar una evolución consciente en la cual eliminemos las barreras que nos distancian los unos a los otros, es amar plenamente todo lo que engloba la vida y contagiar al mundo. 

Que mis palabras dejen de ser un mero entretenimiento o des-estrés para el día, sino que se conviertan en una visión diferente de actuar ante ciertas situaciones, el adoptar el vivir poético, para mí la poesía lo es todo, y no me refiero a esos versos complejos e intelectuales reservados para unos pocos, no.

La Poesía, va desde detalles como los primeros rayos de sol que iluminan tu recamara, hasta cosas más trascendentales como el amor de pareja, todo es importante y si decides verlo con la perspectiva poética, será hermoso.

Esa taza de café que tomas por la mañana para no perecer en la clase de 7 am, se convierte en una gran experiencia si aprecias su fragancia, si disfrutas cada trago y saboreas el amargor que le caracteriza.

Escuchar los problemas de aquella persona que te absorbe, se convierte en la plena atención hacia un ser que necesita de tu ayuda y a quien puedes influir de manera positiva, es agradecer la confianza que te tiene.

Podría enumerar mil y un situaciones más que son parte de nuestra rutina diaria y pasan desapercibidas para nosotros, pero que vistas desde la poesía hacen la diferencia entre una vida rica a una deplorable.

Gracias a todas aquellas personas que me leen, que han estado al pendiente de mis escritos, que han podido apreciar la evolución de Gonram, mucho amor hoy y siempre para todos.