Creatividad camino de vida

La creatividad es un concepto tan utilizado que entender realmente lo que significa se ha vuelto imposible, creemos que se trata solamente de la expresión artística, como si fuera un regalo que se genera de forma espontánea y don de unos pocos.

Es una estupidez pensar con esa angostura sobre la creatividad.

Así como un deportista se entrena para aumentar su musculatura, habilidad y condición, una persona necesita ejercitar su creatividad para expandirla, utilizarla eficientemente y convertirla en un flujo constante, más que en chispazos espontáneos.

La creatividad cubre todas las áreas del actuar humano, deberíamos abogar por ser más creativos en cualquier cosa que realicemos, desde barrer la cocina hasta la expresión más profunda de nuestros ser.

Esto enriquecería nuestra experiencia de vida haciéndola más interesante, cada día es una aventura para conocernos más y hacer de las acciones cotidianas una sorpresa constante.

En San Cristóbal he transferido mi creatividad fuera de la escritura (que tengo un poco abandonada) a mi trabajo en Hierba Buena, una hermosa cafetería-galería de arte ubicada en el andador Real de Guadalupe. Cada día hago un esfuerzo consciente por mejorar mis habilidades como barista amateur, descubriendo nuevas maneras de hacer el café.

Experimento cambiando el tiempo, la cantidad, la fuerza aplicada. Fluyo en algo tan simple como hacer el agua fresca del día, que se ha convertido en una atracción para la gente de la ciudad que busca una bebida natural y refrescante y la encuentra manifestada en combinaciones inusuales, producto de la creatividad.

Bien podría cada día repetir las mismas acciones y mi trabajo sería muy bueno, pero eso haría de mi experiencia diaria extremadamente aburrida, en cambio me emociona salir de mi casa y abrir el local, porque me convierto en un alquimista de las bebidas, en un foco de luz para la gente que entra al local y en un estudiante del manejo de un lugar tan mágico como Hierba Buena.

Queridxs lectorxs, los invito a cambiar su rutina diaria con un acto tan simple y bello como tomar consciencia de sus actos, aventurarse a modificar un pequeño elemento de cada acción que realicen, que expresen su creatividad innata y observen la transformación que tendrá su vida.

Advertisements

Déjalo ser y observa porqué ocurre

Harold Budd – Avalon Sutra

“El fuego puede ser cálido cómo un abrazo, abrasivo si se está muy cerca de él y en descontrol es capaz de quemar” 

Check Up semanal.

Poseo una gran necesidad de control que tengo, deseo manipular cada cosa que me ocurre, finco mi felicidad en las expectativas que imagino sobre el “futuro”.  Cuando las cosas salen de manera distinta me da un corto circuito.

¿Por qué no simplemente dejar que sea lo que tenga que ser?

Uno de los fundamentos del Zen es la Simpleza del ser, esto quiere decir que se elimina el juicio mental y solo se percibe los fenómenos tal cual son.

Así se elimina el excesivo parloteo mental, emociones adversas y energía malgastada.

 

Temazcal 

El domingo asistí a un temazcal realizado por el Círculo de Masculinidad Sagrada del cual formo parte.  Fue una experiencia intensa para mí, porque hubo un punto en el que sentí que ya no podía aguantar más tiempo en el interior del sauna, me estaba derritiendo.

El vapor hizo un recorrido por todos mis chakras, empezando por los superiores. La sensación era parecida a cuando te hacen cosquillas pero ya no quieres. Una incomodidad tremenda de la cual no sabes como escapar. Al salir, experimenté una ligereza deliciosa, me costó trabajo aterrizar, como si fuera parte del viento.

Recogí de esta vivencia la enseñanza de dejar ser; vivir el dolor/sufrimiento en su máxima expresión porque es un proceso que nos brinda el regalo de la tranquilidad.

Dejar Ser

Cada semana integro algo distinto, en esta ocasión estoy re-aprendiendo la necesidad de ceder al control. Recibir cada día como venga, con su luz y su oscuridad, entregando lo mejor de mí para que los resultados sean favorables, pero también recibiendo lo negativo como una llamada de atención para corregir mis pasos.

Es un hecho que el universo funciona como espejo nuestro, todo es un fractal. Si el exterior manifiesta caos, sería bueno preguntarnos, ¿Qué nos quiere decir esta experiencia? y ¿Por qué la estamos creando?

Así podremos resolver problemas cíclicos, que creíamos existentes, pero que de alguna manera se vuelven a presentar cada cierto tiempo.

¿Por qué siempre me relaciono con personas con problemas depresivos?

¿Por qué aparecen personas con energía intimidante que buscan estar cerca de mí?

¿En qué está basada mi escasez financiera?

Hay que cuestionar lo que nos ocurre, soltar la necesidad de control y más bien observar que al apagar un fuego, no se va a extinguir el incendio.

Más bien necesitamos atacar la enfermedad de raíz en vez de solo calmar el síntoma.  

 

Juicios sin rostro

El número 14 son las emociones.

Cumplí un mes en San Cristóbal de las Casas, me parece muy interesante como cambia la temporalidad en nuestro interior conforme vamos creciendo. No solo en edad, sino que también en la evolución de la consciencia. Llevo como año y medio en que el tiempo ha dejado de tener sentido, pueden pasar 4 meses en los que perciba que no hay cambio y de pronto dos semanas sentirse como una vida completa.

A lo que voy es que me siento completamente diferente de cuando llegué aquí, he tenido tantos cambios de consciencia, como si un niño travieso prendiera y apagara el switch de una luz, que ya no recuerdo como me sentía antes de venir, ya no me identifico con antiguas maneras de pensar.

Además la energía cósmica que está operando en esta época es fuertísima, por eso, si hay días en los que se sientan excesivamente sensibles, vulnerables, temerosos, alegres, amorosos, no siempre es porque ocurra algo bueno o malo en su interior, es más bien la energía del ambiente que influye en nosotros.

¿Qué he experimentado?

Los últimos cuatro días han sido intensos para mí, en mi interior hay un movimiento fuerte, según la astrología el mes de marzo está marcado por un retroceso emocional (aparente), porque vamos a revivir antiguas heridas, que parecían superadas y surgen con máxima potencia manifestándose de forma física. Con el propósito de que nos desechemos lo que ya no sirve.

En mi se presenta como un bloqueo en el área del plexo solar; angustia, gastritis, colitis, ansiedad, dolores de cabeza, tensión en el cuerpo. Es curioso, porque durante muchos años así me sentía todo el tiempo, ahora que regreso un poco, me doy cuenta de lo mal que manejaba la energía y como ésta en vez de ayudarme, me consumía.

Para ser más concreto en lo que siento, les cuento una experiencia:

El otro día estaba pensando en como no he cumplido con mi propósito de estar más activo en redes sociales,  se me vinieron a la mente otras personas que admiro, quienes si lo hacen y su contenido está llegando a más personas.

De pronto me di cuenta de cómo siempre me sentía juzgado por “los otros”, así que hice el ejercicio de ponerle cara a este grupo de personas quienes yo percibía me tenían bajo su mira, calificando cada acción que yo realizaba según sus parámetros de positivo o negativo.

NO TIENEN ROSTRO

Me di cuenta que no tienen forma o rostro en sí, solo percibí una energía oscura con ojitos de caricatura y sonrisa malévola, pero en sí no son nadie. Son miedos de la infancia en que fui bulleado en la escuela y me inventé esta proyección del ego, para cuidarme y que así yo no cometiera errores que me pusieran en evidencia.

El problema es que como adulto libre, inconscientemente me seguía dejando manipular por creencias que no iban de acuerdo con quien soy, algo tan fácil como estar conscientes en que si a los demás no les parece bien tu forma de ser o expresarte, es problema de ellos (mientras no agredas al otro), somos tan libres como queremos.

Mi invitación para cerrar con este post, es que hagan introspección y visualicen quién les ha puesto esos limites que ustedes creen reales, dense cuenta que ustedes tienen en todo momento el poder de ser como quieran, nadie puede obligarlos a ser algo que no va de acuerdo con su esencia.

 

 

Transmuta tu vida

Transmutación es mi palabra del momento, además de que suena poderosa, tiene un significado profundo muy interesante. En su sentido literal quiere decir: convertir una cosa en otra. Los antiguos alquimistas buscaban la piedra filosofal que se decía transformaba cualquier metal en oro.

 

Yo en lo personal no estoy buscando hacerme millonario haciendo experimentos con papel aluminio para convertirlo en lajas de oro.

Más bien me refiero a que en todo momento tenemos el poder de transmutar nuestra experiencia a algo mejor. Así que si estamos pasando por una pésima etapa, en la que quisiéramos desaparecer, está en nuestras manos darle la vuelta a la situación para llegar a la luz.

En mi caso personal, al estar aquí en Chiapas, tengo días en los que me siento pleno, donde no surge duda en mi interior. Todo es un flujo armónico de la existencia, pero por ejemplo tuve una noche, en que desperté de madrugada y caí en cuenta de la soledad en la que me encuentro.

Simplemente quería poder abrazar a mi madre o padre, saber que al despertar los vería en la mesa del desayuno, o algo tan sencillo como compartir una sonrisa con ellos.

Pero no, estoy a muchos kilómetros de distancia, comenzando mi vida de adulto. Solo. Hacía años que no tenía esa sensación de “homesick” tan desagradable. Estos días han sido un enigma para mí, levantarme y no saber quien soy o a dónde voy, luchar contra ello. Desgarrarme intentando resolver el rompecabezas de mi vida.

¿Cómo me voy a desarrollar para tener estabilidad económica? ¿En qué basaré mi vida profesional? ¿Qué me conviene aprender ahora? o tan fácil como ¿Qué es lo mejor que puedo hacer el día de hoy?

A lo cual recibo por respuesta un mar de pensamientos juiciosos y denigrantes, pero si me siento a meditar y concentro mis energías en estar presente, un cálido silencio se apodera de mi cuerpo, recordándome que el sentido de la vida es inherente a la misma.

De nada sirve buscar afuera las riquezas que solo podré materializar desde mi interior. Por ello necesito transmutar esa energía de baja vibración en energía de alta vibración, que en vez de oscurecer me ayude a iluminar el camino que tengo por delante.

He descubierto que las personas más felices son aquellas que viven plenamente cada momento, mientras que las que planean cada segundo de su existencia y buscan que la vida siga sus indicaciones terminan por amargarse, a pesar de haber conseguido lo que se habían propuesto.

Así que, queridos lectores, los invito a disfrutar de éste momento sin cuestionar su valor o trascendencia, tan solo otorguense el regalo de éste instante como venga. Con mariposas en el estómago o dolores de cabeza.

 

Superar el miedo más crudo

En la última ceremonia de Ayahuasca a la que asistí, me topé con una dureza que no había podido ver antes. Siempre había pensado que por ser sensible estaba abierto, pero que equivocado me encontraba. Estaba tan duro y cerrado como una nuez.

Todo comenzó en febrero del año pasado en una ceremonia, en que sentí un miedo intenso, yo diría que profundo, porque provenía de la parte más elemental de mi ser. En ese miedo yo escuchaba una voz que me decía; “es hora de partir”, tal como yo siempre había querido. Sentí una necesidad gigante de pararme y comenzar a caminar, sin rumbo ni destino aparente hasta encontrar lo que siempre había añorado; la plenitud.

En ese momento el miedo me paralizó, comencé a temblar y me aferré a la persona más cercana a mí, una chica llamada Diana, quien me abrazó y me ayudó a pasar la dificultad.

Durante todo el año estuve trabajando intensamente por enfrentar eso, era una mezcla entre miedo a volverme loco, a perder toda “solidez” de mi vida, porque estaba pasando por el dilema de terminar la carrera (me faltaba un año) y vaya que me sentía vacío yendo a la universidad, sin un sentido y hasta como si me estuviera inflingiendo un daño irremediable.

Les adelanto el año de lucha, no pude superarlo, cada vez que me topaba con ese miedo me resistía para “no perder la coherencia”, pero poco a poco me fui ablandando. Hasta que decidí superar el miedo, porque me di cuenta de lo estancado que estaba.

Así que en la ceremonia de enero me enfrenté de lleno a él.

Lo primero que sentí fue un dolor grande en el pecho, como si algo quisiera salir pero yo lo negara, me faltaba el aire, quería hacerme bolita y dejar que todo pasara, pero eso era una vez más voltearle la cara a mi destino.

Debajo de esa incomodidad se escondía: negación al amor, así que abrí el corazón. Luego llegó ese miedo crudo e incomparable que me heló la sangre, pero me entregué a perderlo todo, porque eso iba a ser mejor que continuar con mi estado jodido.

Al pasar por ese velo me di cuenta de algo impresionante, era mi ego que para mantenerme amarrado me hacía creer que si lo soltaba me perdería en la nada, pero al cruzarlo encontré la dicha de la unión con Dios.

Fue una noche difícil, me sentía incapaz de vomitar al demonio que llevaba dentro, no encontraba un soporte para hacerlo, todo el grupo me ayudó energeticamente a  expulsarlo, en mi trance los escuchaba gritar de dolor, sentir el fuego que durante tanto tiempo me había estado quemando pero yo ya no lo sentía por costumbre, como si estuviera anestesiado.

Recuerdo a alguien gritar: “¿Cómo puedes haber vivido tanto tiempo con eso dentro de ti?”

Al final logré sacarlo, encontré la fuerza en la fe, entendí que en ocasiones es ciega y no se siente, pero hay que confiar, es la única forma de cruzar el valle de las tinieblas. Recibí el apoyo de gente que amo, una de ellas me dijo: “El amor lo puede todo”, se convirtió en el mantra que me elevó de la profundidad del averno.

Me conecté una vez más con quien soy, con la gran luz que emana de mi interior, pero me topé con un nuevo reto, aprender a sentir las emociones desde la luminosidad, porque toda una vida la había pasado creyendo que sabía lo que era el amor, cariño, felicidad, cuando en realidad lo estaba experimentando desde una oscuridad mentirosa.

El que yo haya superado esa montaña no significa que de pronto todo esté perfecto, porque sigo luchando por no dejar que la oscuridad se apodere de mí, lo que si logré fue obtener el dominio de mi ser para fortalecerme y evolucionar en la persona que quiero ser.

Cuando tu interior hable, escucha

Mi interior me pedía a gritos un cambio, así fue como me di cuenta que no podía permanecer estático, igual que siempre; impasible, distraído y como si nada pasara. Decidí cambiar el rumbo de mi existencia, porque si quería vivir, <No solo existir, sino realmente tener una experiencia plena de vida>, iba a necesitar de un sinfín de recursos.

Durante mucho tiempo me sentí maldito, como si fuera un despreciado por Dios, ya que siempre me he sentido todo menos “normal”, veo como la gente vive de manera despreocupada, disfruta de lo que esta frente a sí y hace lo mismo que muchos otros. Mientras que yo pareciera que a todo llevo la contra— No, no por hipster.

Ahora que lo pienso, eso ha sido un gran regalo porque ante la inconformidad se convirtió en una necesidad el encontrar algo que me hiciera sentir bien, aunque fuera algo pequeñito. Cuando decidí cambiar, comencé a cuestionar lo que para mi era correcto, busqué otras formas de aprender y desarrollarme, me lancé a un gran número de vacíos con tal de encontrar la razón de mi existencia. Me topé con demonios que hielan la sangre, he fallado y me he caído, pero siempre, por más lastimado que he estado logro levantarme.

He llegado a un punto en el que me he destrozado tantas veces que ya no me asusta morir, porque sé que el arco iris solo puede aparecer después de la lluvia.

Estoy lejos de ser perfecto, de ser un hombre pleno y de saberlo todo, pero eso no importa porque cada día estoy más cerca de lo que soy y eso me llena de felicidad.

El llamado está dentro de ti también, ese grito interno que obliga a frenar y observar lo que está ocurriendo. Asusta, es difícil de aceptar, pero es la única manera de cumplir con tu propio destino, así que:

Escuchalo, integralo y trabaja por conocerte más, verás como el mundo cambia cuando tú cambias. 

————-SI TE GUSTÓ COMENTA, COMPARTE Y DA UN LIKE————-BUENAS VIBRAS HOY Y SIEMPRE.————————————

 

¿Y qué sentido tiene todo esto?

Cuando te levantas por la mañana, te lavas los dientes, te bañas y desayunas. Sigues la misma rutina de todos los días. Escuchas el sermón del maestro mientras desearías estar dormido, o los mismos chismes del compañero de trabajo que no soportas, lo peor es que  pones cara de interés para no herir sus sentimientos. Después de todo el aguante te pregunto:

¿Y qué sentido tiene todo esto?

Porque igual que tú, yo también sigo la misma rutina a diario. Hay veces en que me miro al espejo y me cuesta reconocer al ser humano que se encuentra frente a mí. Claro soy yo, de eso no hay duda, pero es un “yo” que se ha moldeado y transformado en lo que se necesitaba para poder adaptarse al ecosistema social que lo puso en crisis, y debo decirte que esto duele.

Te lo repito con letras más grandes:

D U E L E

Duele porque me pregunto, ¿Y qué sentido tiene todo esto?, ¿De qué me sirve angustiarme tanto? ¿Por qué debería de preocuparme por las mismas (inserte insulto) de siempre? Y no encuentro respuesta, porque la respuesta carece de palabras.

Todo se resume a un sentir y a una plenitud del ser.

Amiga lectora, amigo lector, no dejemos que el sistema nos devore vivos, no somos víctimas de él si aprendemos a vivir por nosotros mismos y te hago una nueva pregunta.

¿Qué es lo que tu corazón desea?

Haz una meditación en la que profundices en la persona que quieres ser. No te limites. Si lo que quieres es viajar, ¡Hazlo!, si lo que quieres es pintar, ¡Hazlo!, si lo que más deseas es ayudar a otros, ¿Qué estás esperando? Vive de acuerdo a lo que tu esencia te pide y lo demás llegará por añadidura.

Lo que necesitas en ésta vida es: ¡Vivir! Feliz. Pleno. Amando y siendo amado.

Rodeado de la gente que más te llena y junto al paisaje que más te enamora. Trabaja por ello como si no hubiera mañana, porque tal vez no lo haya. Nada es para siempre, nuestra existencia es tan frágil como la hoja seca que se desprende de un árbol en otoño.

¡Si te gustó la publicación comparte con tus amigos y suscribete para recibir lo más fresco!

Ámate

El incrédulo Isaac cree que el amor no existe porque nunca lo ha sentido, piensa que es una invención de los poderosos para mantener controlado al mundo; cuando sale de su casa ejercita su “capacidad de amar”, esto funciona así: cada vez que una persona cruza frente a él, él se acerca y apunta al otro con el dedo indice, mientras con todas sus fuerzas le grita, “Te amo”, y procede a acercarse a abrazarlo.

La gente al ver este espectáculo y no entenderlo se aterra y corre lejos de Isaac, quien les persigue para poder cumplir con su cometido, éste personaje tiene 52 órdenes de restricción, ha estado en la cárcel 114 veces y muchas otras más lo han golpeado o amenazado, pero no entiende por qué.

El amor no se debe forzar, el amor al otro comienza en uno mismo y me parece que esa oración es la más difícil de integrar en nuestra vida, porque ¿Cuántos diríamos que no nos amamos? Pensamos que el amor propio es algo con lo que se nace y lo cual no necesitamos trabajar, pero he caído en la cuenta de que es el más difícil de sentir.

Esto porque somos nuestros peores jueces, las barreras que nos imponemos son las más altas, al igual que los insultos y castigos por equivocarnos, cuando caigo en cuenta de lo mucho que me he lastimado me visualizo como si tuviera un doble, al que me refiero como el “Salvador lastimado”, imagino que lo abrazo y acaricio su cabeza mientras le pido perdón y me recuerdo que soy humano y parte de mi naturaleza es cometer errores y aprender de ellos.

El largo camino del amor propio empieza con una disculpa y termina con un abrazo.

El solitario lobo

El solitario lobo recorre el vasto territorio en busca de un sentido por el cual vivir sin compañía. Aúlla a la noche, a la luna, añora un abrazo que consuele su estado de soledad; no quiere regresar con la manada, es diferente, sus hermanos no lo aceptan, lo segregan: ¿Por qué ir con ellos? ¿Con quién se podrá sentir pleno? Necesita encontrar un grupo de lobos que sean cómo él, tal vez nunca llegue a ellos, tal vez no existan, tal vez la respuesta esté en su corazón, pero es mejor tomar la decisión de salir y vivir el dolor a carne viva, que seguir estancado en un círculo donde no se puede crecer.

— Luna, lunita, quiero sentirme bien ¡Ayúdame! — Dice el lobo entre aullidos.

— Hazlo tú, yo no lo haré por ti. — Contesta con un tono suave.

— ¿Cómo? Me siento perdido, sin rumbo, sin un sentido.

— Danza para mí.

— ¿Cómo?

— Déjate llevar por los movimientos que dicte tu corazón.

El lobo comienza a girar alrededor de la luna, no entiende que está haciendo, pero sigue las órdenes del satélite natural, sin que apenas lo note, una canción penetra en sus oídos suavemente.

La escucha con placer y continúa con el baile, conforme sus movimientos adquieren fuerza y complejidad, la canción aumenta de volumen y el ritmo también es más rápido e intenso, los tambores del corazón del mundo resuenan en su pecho.

— ¡No estoy solo! — Grita en éxtasis — ¡Nunca lo he estado! Me acompaña el amor del mundo. Soy todas las plantas, el riachuelo que se convierte en cascada, las estaciones del año, la presa y el depredador, ¡Gracias Luna!

El astro se mantiene inmóvil en el cielo, no le contesta palabra alguna, el lobo sonríe y corre por los páramos de la grande y bella Alaska.

Reto de treinta días completado

Llegó el día, hace treinta días tomé la decisión de empezar el reto de escribir diario durante este periodo de tiempo, no tenía un propósito claro, pero sabía que me ayudaría a crecer como escritor, persona y aumentar mi contenido.

El día de hoy tampoco estoy seguro de porqué lo hice, pero he llegado a distintas conclusiones:

  1. Me sirvió para escribir de manera más íntima.
  2. Es aterrorizante no saber que escribir y dejar que el corazón hable porque el intelecto deja de funcionar.
  3. Lo más importante de todo, una promesa conmigo mismo; frecuentemente hacemos promesas a los demás y no cumplirlas se considera algo muy negativo, pero faltar a una promesa con nosotros mismos es algo que NUNCA deberíamos hacer porque ahí reside nuestra confianza y nuestro amor propio; mientras que al cumplirlas crecemos mucho como seres humanos.
  4. Fue un viaje de un mes mes a través de las diferentes olas de emociones que he tenido, de los eventos positivos y negativos; hay días poéticos, otros más sobrios y unos cuantos más en los que juego con el cuento, lo que me enseña que encasillarnos es la muerte.
  5. Me hizo cambiar una vez más la concepción de este blog, porque antes buscaba escribir cosas muy profundas, llenas de palabras interesantes y metáforas lindas, lo cual me encanta, pero quisiera que mi contenido llegara a más personas y poder dejar una semilla en ellas.
  6. Entendí esa bella y simple frase: “Less is more” (Menos es más).
  7. Al abrir mi intimidad, abrí mi corazón e hice parte de este proyecto a cada uno de los que me leen, así que gracias por ser parte de mi vida.
  8. Esto es solo el comienzo de algo MUY grande.