Mujer amada cuánto te he esperado

@elesq

Un sol brillante ilumina la playa,

Tu melena dorada danza con la arena,

De fondo está el océano,

Padre, Madre de nuestra unión,

Nos miramos a los ojos,

Con tu sonrisa comprendo que el momento ha llegado,

Me acerco a ti en un estado de plena confianza,

Me acompaña la certeza de que mi beso corresponderás.

Rodamos en la arena,

Nos reímos y tomamos un baño de mar,

Separados nunca más,

Unión sagrada que ningún ser podrá romper,

Festejemos la llegada de un amor largamente esperado,

Que los regalos sean besos y caricias,

Mujer amada yo me entrego a ti.

Advertisements

A merced del mar

El pirata tomó su catalejo y miró a lo lejos, en busca de algún indicio de vida, tal vez una pequeña isla en la cual pudiera desembarcar y sentir estabilidad una vez más, alejarse de la constante vulnerabilidad de estar sobre una pieza flotante de madera, que ante una inminente tormenta podría ser destrozada y él quedaría a la deriva y sin posibilidad de salvarse. Se puso a pensar en la seguridad que necesita cualquier ser humano ante la vida, desde el amor de una persona, que te genera la ilusión de no estar solo, de que alguien más comparte contigo su oxígeno y te ama, a pesar de tener una pata de palo y un parche en el ojo.

Continuó observando los alrededores, pero nada encontró, ni tierra, ni otro barco, ni siquiera una solitaria ballena, todo estaba cubierto por la inmensidad del mar.

Llevaba tanto tiempo navegando que ya había olvidado el día en el que estaba, el propósito de su viaje, por un breve momento añoró la vida que dejó ir, aquella familia que tanto le quiso y de la cual decidió arrancarse para poder cumplir con su destino. Aquella bella mujer que mucho le amó y que por miedo despreció, tanta gente que frente a sus ojos había pasado, de la cual se había enamorado, pero sin nada había dejado.

Tantos había y hubieras, que decidió escupir al mar, fuera de su mente, de su vocabulario, tan solo era un día más en la existencia de un feroz lobo de mar. Tanto que consiguió por su sanguinaria valentía, desde enormes tesoros hasta miles de mujeres, ¿Qué más podía necesitar un hombre? Él era la expresión completa de un macho alfa, sí señor, nadie podía superarle.

De pronto, una lágrima escapo de su ojo izquierdo, con una mano lo tapó e intento contener un torrente de llanto que ni siquiera un dique hubiera logrado mantener a raya, débil y vulnerable se entregó al fiero monstruo de sus sentimientos, más temible que el kraken de las profundidades del océano.

Estaba a su merced, ese viejo demonio que durante tanto tiempo mantuvo prisionero, le atacó y devoró por completo, al final el pirata se consumió y de él solo quedó una persona, un ser que de una vez por todas aceptó su naturaleza humana y que después de tanto luchar, su destino pudo enfrentar.

A veces

Pies de Hobbit-1
(Gonram, 2016)

A veces cierro los ojos y me imagino cayendo de espaldas por un acantilado directo al mar, percibo la sensación de libertad producida por el aire fresco corriendo por mi cuerpo, el contacto con el agua fría y suave, que funge como un medio para generar el despertar de la conciencia. Al hundirme en las profundidades de este océano pierdo el miedo a la inmensidad, a lo desconocido y me lleno de placer por estar recibiendo tanto del universo.

A veces pienso que no hay nada más, que somos piezas de un ajedrez gigante y nuestras acciones no tienen ninguna repercusión, pero al abrir mi ventana y sentir el aire fresco de la noche, recuerdo la grandeza de nuestras acciones y como un pequeño acto de amor, puede repercutir en la felicidad de muchas personas.

tumblr_n1onzgrJ5R1s9rrcgo1_r4_500
(Becausebirds.com, 2016)

A veces siento que Dios no existe, que es una invención de las religiones para manipular la voluntad de la gente, después observo la danza del colibrí frente a mí y entiendo el milagro de la vida, como Dios está en todo, motor de la existencia; que los dogmas fueron creados para traducir la espiritualidad en palabras, pero que no hay lenguaje capaz de describir su divinidad.

A veces tengo la certeza de que no te voy a encontrar, que el amor es una mentira fabricada por los antiguos poetas y que estaré por siempre solo. Pero luego miro un par de bellos ojos y mi corazón se desboca, poco a poco entiendo que todo llega a su debido momento.

Amanecer-1
(Gonram, 2016)

A veces pienso que soy incapaz de amar, que solo es una emoción pasajera que con el paso del tiempo se va oxidando y se transforma en dependencia y esclavitud, hasta que me entrego enteramente a estar vivo y doy testimonio del sentimiento más bonito hacia otro ser.

A veces quisiera quitarme la vida, dejar a un lado todo este sufrimiento y dolor, para encontrarme con una paz tan soñada y añorada, luego cierro los ojos y respiro, con el paso de los minutos entiendo que tengo una misión, una transformación y un fin último, que todo esto es parte del proceso para llegar a ello y solo con sangre y lágrimas lo voy a poder alcanzar.

Melaque piedra atardecer-1
(Gonram, 2016)

A veces dejo de hablar y comienzo a escuchar, a sentir y percibir el espacio a mí alrededor y me doy cuenta de todo lo que me pierdo por a veces, estar pensando en tantas cosas.

Salvador Gonram.