Déjalo ser y observa porqué ocurre

Harold Budd – Avalon Sutra

“El fuego puede ser cálido cómo un abrazo, abrasivo si se está muy cerca de él y en descontrol es capaz de quemar” 

Check Up semanal.

Poseo una gran necesidad de control que tengo, deseo manipular cada cosa que me ocurre, finco mi felicidad en las expectativas que imagino sobre el “futuro”.  Cuando las cosas salen de manera distinta me da un corto circuito.

¿Por qué no simplemente dejar que sea lo que tenga que ser?

Uno de los fundamentos del Zen es la Simpleza del ser, esto quiere decir que se elimina el juicio mental y solo se percibe los fenómenos tal cual son.

Así se elimina el excesivo parloteo mental, emociones adversas y energía malgastada.

 

Temazcal 

El domingo asistí a un temazcal realizado por el Círculo de Masculinidad Sagrada del cual formo parte.  Fue una experiencia intensa para mí, porque hubo un punto en el que sentí que ya no podía aguantar más tiempo en el interior del sauna, me estaba derritiendo.

El vapor hizo un recorrido por todos mis chakras, empezando por los superiores. La sensación era parecida a cuando te hacen cosquillas pero ya no quieres. Una incomodidad tremenda de la cual no sabes como escapar. Al salir, experimenté una ligereza deliciosa, me costó trabajo aterrizar, como si fuera parte del viento.

Recogí de esta vivencia la enseñanza de dejar ser; vivir el dolor/sufrimiento en su máxima expresión porque es un proceso que nos brinda el regalo de la tranquilidad.

Dejar Ser

Cada semana integro algo distinto, en esta ocasión estoy re-aprendiendo la necesidad de ceder al control. Recibir cada día como venga, con su luz y su oscuridad, entregando lo mejor de mí para que los resultados sean favorables, pero también recibiendo lo negativo como una llamada de atención para corregir mis pasos.

Es un hecho que el universo funciona como espejo nuestro, todo es un fractal. Si el exterior manifiesta caos, sería bueno preguntarnos, ¿Qué nos quiere decir esta experiencia? y ¿Por qué la estamos creando?

Así podremos resolver problemas cíclicos, que creíamos existentes, pero que de alguna manera se vuelven a presentar cada cierto tiempo.

¿Por qué siempre me relaciono con personas con problemas depresivos?

¿Por qué aparecen personas con energía intimidante que buscan estar cerca de mí?

¿En qué está basada mi escasez financiera?

Hay que cuestionar lo que nos ocurre, soltar la necesidad de control y más bien observar que al apagar un fuego, no se va a extinguir el incendio.

Más bien necesitamos atacar la enfermedad de raíz en vez de solo calmar el síntoma.  

 

¿Y si te dijera qué el único que te detiene eres tú?

Estaba sentado frente a la jaula, admirando los barrotes de oro puro que confinaban mi existencia, imaginando todo lo que sería capaz de hacer si saliera de esa cárcel, se acercó el cuidador y estuvo observándome durante largo rato.

─ ¿Cuándo me vas a dejar salir?─ Le pregunté como cada mañana.

─ Nunca has estado encerrado, en cualquier momento te puedes ir─ Me contestó con serenidad.

─ ¡Deja de mentirme, eres un demonio, el peor ser existente!─ Le dije enojado y le escupí en el rostro.

Tranquilamente se limpió con un pañuelo que sacó de su bolsillo y me continuó observando como si nada hubiera pasado.

─ Ese demonio del que hablas eres tú mismo.

─ ¡Deja de mentirme! ¡Estoy harto de que todos los días te burles de mí!─ Le contesté tomado de los barrotes y moviéndome como un loco por toda la jaula.

Materializó entre sus manos un espejo y lo puso frente a mí.

─ Mírate y dime si encuentras alguna diferencia.

Lo tomé entre mis manos y por primera vez en la vida me miré en el reflejo de un espejo, el reflejo era igual al torturador que estaba frente a mí, no había ninguna diferencia.

─ ¡Magia negra! ¡Deja de intentar hechizarme!─ Arrojé el espejo contra el suelo, se rompió en mil pedazos, tomé el más grande, lo puse contra mi cuello y presioné.

─ Si te quitas la vida, morimos los dos.─ Me dijo sin inmutarse.

Corté un pedazo de mi piel, sentí la sangre caliente escurrir a lo largo de mi cuello y para mi gran sorpresa aquel ser frente a mí, tenía la misma herida.

─ Antes de que nos mates, acércate a la puerta e intenta abrirla.

Estaba en shock, nada tenía sentido, así que nada perdía intentando abrir la puerta, me acerqué a ella y empujé, al menor esfuerzo cedió y se abrió de par en par.

El cuidador se acercó a mí y estiro su mano.

─ Felicidades, te has liberado de tu mente.

Estreché su mano y entendí todo. Nunca más iba a ser esclavo de mis barreras mentales.

 

Zhiwei

Cuando me contestó que no había una pastilla o remedio para lo que me estaba ocurriendo, me sentí a merced de la marea, sin poder, débil y vulnerable. Cualquier pequeña brisa podía ser capaz de derrumbar la torre de mi bienestar, ¿cómo iba a poder estar emocionalmente estable, si no existía seguridad?

Pill
(Tumblr, 2016)

Después de comprender que D me había abandonado, mi mundo se vino abajo, largas noches sin dormir, la angustia y ansiedad detrás de mí, me parecía imposible pensar en una salida de ese abismo. Así que decidí acercarme a diferentes médicos, desde psiquiatras que me recetaron algún ansiolítico para adormecer mi estado anímico, hasta una bruja capaz de romper cualquier amarre de amor, pero ninguno de ellos me pudo ayudar.

Asustado y al borde del suicidio, un amigo me comentó que él también había pasado por una situación parecida y solo Zhiwei, el ermitaño, había logrado aliviar su sufrimiento. Me dio las indicaciones para llegar a su cabaña y escapé del trabajo sin dar explicación alguna.

Hannah Kemp, 2015.jpg
(Hannah Kemp, 2015)

Manejé durante una hora y media hasta llegar a un tupido bosque, estacioné el carro y me bajé decidido a solucionar la congoja de mí existencia. Caminé diez metros y encontré un letrero de madera que tenía escrito, “Si quieres llegar a mí, con tus problemas te debes quemar y por el camino del dolor escalar”. Pensé en lo estúpido que se escuchaba eso y lo parecido que era a uno de esos consejos que aparecen en las galletas de la fortuna. Seguí la brecha que se adentraba en la vegetación, eran las 11 de la mañana y tenía calculado llegar antes de la hora de comer; no tenía provisiones, ni la ropa adecuada, pero era tal mi desesperación por encontrar la solución que decidí subir, hasta encontrar a Zhiwei.

Pasaron varias horas y no veía ninguna choza en el horizonte, según Gerardo, eran dos horas de caminata para llegar allá y yo llevaba seis, el estómago vacío y el temor de estar perdido.

tumblr_o8n3goOgKT1rb3pk0o1_1280.jpg
(Tumblr, 2016)

Sin aliento y con un cansancio extremo decidí sentarme un momento y replantearme la situación completa. Al tocar tierra, mi cuerpo se desconectó y caí en un profundo sueño, era la primera vez en mucho tiempo que me entregaba completamente al mundo onírico, no soñé, simplemente me recargué de vitalidad.

Al despertar vi un paquete frente a mí que decía, “Para nacer primero hay que morir”, volví a pensar en lo idiota del mensaje, pero me contenté al ver dentro de la envoltura una botella de agua y comida.

Engullí los alimentos y me quedé un rato observando el paisaje a mí alrededor, estaba en un lugar fantástico, todo era verde, el aire se respiraba muy fresco y sin ese característico olor a smog, los animales corrían a mí alrededor.

3b949a5df570f509e23b3f581141b4a4
(DevianArt, 2016)

El aura de paz se rompió al momento en que miré el reloj, eran otra vez las 11 de la mañana, parecía imposible que hubiera dormido hasta el día siguiente, pero al parecer mi cuerpo necesitaba reposar. Me estiré y comencé a caminar, sin rumbo y sin conocer mi destino, simplemente continúe subiendo con la esperanza de pronto llegar al lugar deseado.

Pasadas varias horas, con la tripa rugiendo otra vez, agotado y molesto, sin poder visualizar un final a mi travesía, tropecé con una roca y rodé cuesta abajo varios metros, paré al estamparme con el gran tronco de un árbol. Mi ropa estaba hecha jirones, mi cuerpo magullado y mi reloj hecho pedazos. En completa desesperación grité todo aquello que había alojado en el fondo de mi corazón, todo aquello que me había limitado a guardar en pensamientos, todo el peso que estaba cargando a mis espaldas.

— ¡¿Por qué me odias Dios!? ¡¿Por qué siempre soy yo el que tiene que enfrentar las pruebas más difíciles?! ¡Si lo que querías era verme débil y vulnerable, me presento a ti de esa manera, no soy nada más que un pedazo de mierda que no encuentra su camino, mátame en este segundo porque ya no quiero seguir luchando por nada!

tumblr_o80eb1rvHv1rxx1vlo1_500
(Tumblr, 2016)

Al terminar mi rebelión a la vida, sentí gran pesadez y caí dormido. Estaba con D, ella me sonreía y decía que siguiera adelante, que todo era parte de un rompecabezas gigante.

Al abrir los ojos, volví a encontrar un fardo, esta vez tenía una nota que decía, “Recoge tus pedazos y espárcelos por el universo, nada para ti que no sea para los demás”, esta vez no pensé en lo místico que se escuchaba, simplemente comí parte de los alimentos y guarde otra ración para el largo camino que me esperaba.

Hanson Mao.jpg
(Hanson Mao, 2016)

Ya era el tercer día que estaba perdido en la montaña, otra vez era la mañana y yo no encontraba a Zhiwei, pero eso no importaba, solo quería creer en las palabras de D y llegar hasta allá. A las cuatro horas de haber comenzado a ascender, me senté en una roca a observar el acantilado y comer un poco, antes de poder sacar los alimentos, sentí una respiración detrás de mí, al voltear; vi a una mujer que jadeaba de cansancio.

— ¿Me regalarías un poco de agua y comida? Hace ya varios días que no encuentro mi rumbo y muero de hambre y sed.

Dudé por un momento y pensé en decirle que yo tampoco tenía provisiones, pero algo en mi había cambiado y con una sonrisa en el rostro le entregué mi último sustento, pero en vez de sentirme triste o molesto, entendí el mensaje que me había sido entregado.

Nicklas Storbjörk
(Nicklas Storbjörk, 2016)

Continúe caminando hasta el anochecer, con una fe y seguridad renovada, tenía la certeza de que iba a llegar allá y que valía la pena disfrutar del recorrido, me acosté a observar las estrellas y fui arrastrado por una somnolencia, en la que navegaba por un tranquilo mar que pronto se convirtió en una furiosa tormenta, sentí que me ahogaba y que en cualquier momento iba a ser tragado por el océano, pero aun así persistí en mi lucha, hasta que una ola me derrumbó y desperté.

Sobresaltado abrí los ojos para encontrarme dentro de una acogedora cabaña de madera, la chimenea a un lado calentando el lugar y frente a mí, un viejito con mirada chistosa, no puedo describir sus facciones ni su raza, podría decir que era oriental por su nombre, pero al ver su rostro pude ver reflejado miles de años de aprendizaje, toda la sabiduría acumulada y entendí el porqué de su gran fama.

Hot tea.gif
(Tumblr, 2016)

Permanecimos en silencio durante largo tiempo, me acercó una taza con una bebida caliente y un plato de frijoles, sin decir palabra alguna comencé a ingerir, al terminar intenté decir algo, pero él acercó su dedo índice a mis labios, en señal de que callara.

—No hace falta que digas nada, ya lo sé todo, cuando estés listo regresa a tu casa — dijo en un susurro apenas audible.

La sangre inició a hervir en mi interior, ¿cómo era posible que después de tantos días de travesía se negara a atenderme?, ¿Y todas mis respuestas?, Como si hubiera leído mi mente contestó.

— La única respuesta válida a tus preguntas la tienes tú, eres poseedor de tu verdad, a lo largo de este viaje has aprendido que dentro de ti yace un universo y que solo tú puedes resolver tus problemas.

— ¿Qué va a pasar con el dolor de mi corazón? ¿Cómo voy a curarlo? ¡Me dejas peor que antes de empezar! — contesté desesperado.

— Mira adentro de ti y dime si todavía sientes ese dolor.

tumblr_noumi1PsxT1qg20oho1_500
(Tumblr, 2016)

Cerré los ojos y me dediqué a sentir todo aquello que anidaba dentro de mí ser. Nada. Solo percibí una gran paz nunca antes experimentada, después de tantos días de esfuerzo extremo, de dolor, hambre, cansancio, entendí que nadie puede resolver mis problemas, el único que tiene el poder para cambiar soy yo, las demás personas me pueden orientar, pero el que transita por este camino llamado vida, soy yo.